Que se hable de ti aunque sea mal

Esta es una de las más famosas frases de la publicidad e incluso de la política y que de vez en cuando nos recuerda que incluso la más mala de las campañas de publicidad logra que al final más gente reconozca nuestra marca.

En la clase de comunicación que impartían Joaquín Mouriz, en el MBA que tomé hace años, nos presentaba el caso de British Airways y la estrategia que siguió para mostrar una imagen más internacional de la compañía. Como parte de la nueva estrategia, se decidió cambiar la imagen que tienen los aviones en la cola para darle a la compañía una visión más moderna. La idea fue incorporar diseños de artistas locales de los destinos a los que BA volaba, incluyendo 9 diseños de artistas británicos.  Seguir leyendo