La Red como prescirptor de compra

Hace unos días escribía mi opinión sobre cómo la Red y en especial las redes sociales pueden influir en la decisión de compra de los consumidores.

Es cierto que muchos consumidores van a la Red para buscar información sobre un producto que quieren comprar, tratar de comparar precios y ver las opiniones de otros usuarios. Y este último punto lo que está siendo cada vez más importante. Los consumidores valoran hoy en día de forma muy positiva los comentarios de otros usuarios, de los que tal vez nunca han oído hablar y nunca ni tan siquiera conocerán, pero los ponen a la misma altura que referencias de su entorno personal.

Cada vez son más empresas las que se han dado cuenta de este sesgo social y comienzan a buscar la forma de crear espacios para sus clientes donde expresas sus comentarios “positivos” hacia sus productos y/o servicios. Pongo “positivos” entre comillas porque luego siempre vienen las típicas meteduras de pata.

Seguir leyendo

Gestiona tus claves online

Repasando mails que me habían enviado hace tiempo, encontré uno de una amiga sobre la gestión de nuestras claves en el mundo digital que me hizo mucha gracia entonces y lo ha vuelto a lograr ahora.

Nuestro mundo es a día de hoy principalmente digital. Con esto no quiero decir 2.0, sino que simplemente estamos rodeados de dispositivos digitales y muchos de ellos nos piden una contraseña para acceder: desde el móvil, tu cuenta de correo, el ordenador de la oficina, las tarjetas de crédito… hasta mi maleta tienen un cerrojo con código (eso sí… manual).

Dejando atrás lo gracioso de esta viñeta, recordar todas las claves que usas puede llegar a ser complicado, sobre todo cuando debes crear nuevas cuentas en plataformas y/o servicios pero que luego no vuelves a utilizar o tardar mucho en volver a visitar.

Gestionar tus claves a través de una fórmula o ecuación, que puedas recordar fácilmente pero que genere claves diferentes para cada sitio, es un buen sistema. Pongamos un ejemplo:

Ejemplo de formula para claves:

“nombre del perro + nº de hijos + la quinta letra de la web que visitas + la fecha de tu aniversario (que así, de paso, la recuerdas y no te metes en líos)”

De este modo, si tu perro se llama Ruffus, tienes tres hijos, estás tratando de entrar en Facebook y te casaste un 29 de febrero, tu clave podría ser “ruffus3b2902

Este es un pequeño truco pero muy efectivo. Ahora bien, es recomendable escoger parámetros que varíen poco en el tiempo. Si te casas muy a menudo, puede que la fecha de tu aniversario no sea una buena herramienta para recordar tus claves!!

El poder del consumidor 2.0

¿Tienen realmente poder los consumidores 2.0 a la hora de cambiar las estrategias de las grandes y pequeñas empresas?

Como siempre suele pasar, depende. No hace mucho salia en la prensa la noticia sobre la pronta respuesta de los responsables de Donettes ante la desafortunada campaña que habían lanzado en sus packs y los comentarios de algunos usuarios en Twitter.

Esto ha sido visto como algunos como una demostración del poder de Twitter para hacer que las marcas cambien sus campañas de marketing y los consumidores puedan influir finalmente en las decisiones de las grandes empresas.

Nada más lejos de la realidad. En primer lugar, la estrategia de Panrico no es la de crear campañas de marketing que busquen llamar la atención por mensajes chocantes o que generen rechazo en ciertos colectivos, como puede ser la estrategia de Benetton. En este caso, los responsables de Donettes no buscaban que su campaña apareciera en los medios de comunicación como noticia, simplemente reutilizaban un eslogan que ya habían utilizado anteriormente.

En segundo lugar, no ha existido una presión real. Simplemente un usuario realizó un comentario y fue seguido por algunos otros twitteros. Los responsables de la marca lo vieron y pensaron que era correcta su opinión y reaccionaron rápidamente. Como nota al respecto, hay más mensajes aclarando que Panrico ya había respondido y reaccionado que reclamando una respuesta!!

Por último, simplemente ha quedado constatado que la Red es un verdadero canal de comunicación entre usuarios y empresas. Si este es usado de forma apropiada, los departamentos de marketing y comunicación pueden tener información real sobre la opinión y gustos de sus clientes y tomar decisiones más acertadas. Esto no significa que los consumidores tenga por fin un poder para cambiar las estrategias de las empresas, sino que tienen un canal de comunicación para hacer llegar rápidamente y a quién corresponde su opinión para que las empresas puedan crear estrategias más acertadas.

Si Panrico quisiera haber usado esta campaña de forma viral, bastaría con haber tardado un poco más de tiempo en responder. Es verdad que los responsables de la marca actuaron a una velocidad increíble y resolvieron una posible crisis reputacional de forma espectacular, lo que demuestra que no tenían ninguna intención en hacer de esto un arma de marketing. Pero de haber querido, bastaba con dejar pasar algunas horas y que la red extendiera la noticia, fotos del paquete de Donettes y que los usuarios comenzasen a movilizarse.

La respuesta de la marca podría haber sido la misma pero, con sólo haber dejado pasado algo de tiempo, su marca aparecería en muchos ordenadores y habría podido llegar a ser trend topic en toda España. Siendo sincero, gracias a esta noticia, en la oficina comenzamos a hablar sobre cuándo fue la última vez que uno de nosotros había comido un Donette y nos dimos cuenta que nos apetecía uno. Llega a haber un paquete de Donettes en la máquina de vending  nos los hubiéramos comido (eso sí, compartiendo como buenos compañeros).

El poder de los consumidores a la hora de influir en las decisiones de las empresas es real, pero tampoco debemos pensar que es la nueva panacea universal. Puede llegar a ser fácil para una empresa utilizar la Red como un canal en el que lanzar un mensaje viral sobre su marca gracias, a una campaña agresiva, si se sabe cómo reaccionan los usuarios y se comporta la Red.

Gracias a campañas contra otras marcas comerciales (recordemos Kit Kat) existen unas pautas y es posible trazar un patrón para la gestión de este tipo de crisis. En el fondo lo dice el dicho popular “es mejor que hablen de mi (que de mi competencia, dicen los de marketing), aunque sea mal“.

Comunicación Online – La diferencia entre objetivos primarios y secundarios

Hay en ciertas ocasiones en las que nuestra estrategia de comunicación online se centra más en alcanzar unos objetivos secundarios en vez de buscar lograr un objetivo primario.

Hace algunas semanas, durante una conversación con amigos, hablábamos sobre el lanzamiento de una nueva página web que alguien estaba preparando. Como era de esperar, estaba muy preocupado porque su nueva página web debía estar perfecta desde el primer momento, especialmente la nueva tienda online que estaba a punto de lanzar.

También hablamos del posicionamiento web, de cómo podía mejorar el SEO de su nueva página o apoyar con acciones SEM. Pero, al final, nadie se paró a pensar cómo podría ayudar esta nueva web a alcanzar los objetivos de la empresa, que eran, básicamente, vender más.

Así que, por mucho que mejoremos nuestro posicionamiento, nuestra página esté completamente optimizada para SEO y logremos un linkbuilding adecuado para mejora nuestra indexación, no servirá para nada si nuestra nueva web no está enmarcada dentro de una estrategia global para alcanzar unos objetivos generales (o primarios).

No voy a entrar en cómo sería la estrategia de posicionar una tienda online desde cero, pero básicamente, debemos preparar una estrategia, con objetivos intermedios o secundarios, que nos ayuden a alcanzar un objetivo mayor, global y que esté alineado con el objetivo principal de nuestra empresa y/o negocio:

  1. Gestión SEO: primero debemos asegurarnos que nuestra web está optimizada para SEO y que ofrece un contenido amigable para, tanto los usuarios como para Google.
  2. Indexación: no sólo lograr acciones de linkbuilding sino también lograr que nuestra marca se posicione en la red (tal vez con acciones de comunicación tradicional)
  3. CRM: una vez logradas algunas visitas a nuestra web, debemos gestionar a los usuarios de una forma adecuada y correcta (básicamente porque queremos que vuelvan)
  4. Escalabilidad de nuestra web: no hace falta incluir todas las funciones desde el principio, bastan aquellas que nos ayuden a alcanzar los primeros objetivos. Luego siempre podemos lanzar nuevas funciones, secciones, etc… Claro está, en la fase de desarrollo debemos haberlo planificado o nos tocará rehacer la página entera.
  5. Integración: la web no es más que un nuevo canal de comunicación, comercial, etc… así que debemos integrarlo en la empresa como un área más de negocio e implementar nuestros procesos internos para que pueda formar parte de nuestra cultura empresarial.
Es algo sencillo… la estrategia de comunicación online debe ser bastante más compleja que este pequeño índice, pero puede daros una idea de cómo hacerlo. Muchas veces los árboles no nos dejan ver el bosque y nos equivocamos ofuscándonos en alcanzar objetivos secundarios en vez de tratar de lograr los objetivos primarios.
La labor de la comunicación online tiene objetivos principales:
  • Aumentar el número de impactos/ventas/referencias/lo que sea que nuestra empresa haga
  • Mejorar nuestra comunicación con el cliente y reducir el número de incidencias y reclamaciones en nuestros canales tradicionales
  • Alguna otra que se os ocurra…
Por ejemplo, mejorar nuestro posicionamiento en Google de la página corporativa, si nos ayuda a alcanzar nuestro objetivo principal, queda muy bonito en el CV y cuando se lo mostramos al jefe, pero es un objetivo secundario. Pasa lo mismo con nuestra página de fans en Facebook… nos da igual tener miles de fans si su ratio de actividad es mínimo y no somos capaces de redireccionarlos hacia el contenido corporativo que nos interese (links que logramos llevar a nuestras webs), así que centrarnos en aumentar el número de fans si no logramos llevarlos luego a algún sitio, es absurdo. Podría poner más ejemplos, pero creo que ya os hacéis una idea.
Antes de lanzaros a hacer una comunicación online, crear un perfil de Facebook porque es la última moda o crear un blog corporativo, preguntaros ¿Por qué?… y luego ¿para qué?… los ¿por cuánto? y ¿quién lo mantiene? normalmente vienen solos… para todo lo demás… suerte!!

Generar contenidos: el modelo de Google frente a Facebook

Ahora que está ya tan extendido el concepto 2.o y son muchas las empresas, grupos y usuarios que se han lanzado a la web para generar todo tipo de contenido, cabe preguntarse qué modelo debemos seguir: el planteado por Google o por el contrario el desarrollado por Facebook.

Vayamos por partes, primero tendría que explicar a qué me refiero con ambos modelos ¿n0?

El modelo de Google

Cuando hablamos de Google no debemos hablar sólo del motor de búsqueda que ya todos conocemos y utilizamos. También debemos incluir YouTube, Picassa, Blogger, etc… podemos decir que básicamente todo se centra en la indexación de los contenidos que subimos a la Red.

El gran secreto de YouTube no ha sido que es el mejor reproductor de videos online, ni porque fuese el más “social” de todas las páginas que ofrecen este mismo servicio. Básicamente ha triunfado porque ha facilitado y mucho la forma de compartir el contenido. Cualquier usuario puede subir un vídeo a YouTube y generar inmediatamente un código que le permite llevárselo a un blog, a una página web o al propio Facebook, para visualizarlo en la misma plataforma sin tener que navegar hasta la fuente original (supuestamente).

Sin embargo, la parte “social” de YouTube o de Google en si mismo no ha tenido tanto éxito. Apenas seguimos a usuarios en YouTube como lo hacemos en Twitter (no digamos ya en Facebook) o a terceras marcas. Eso sí, estamos ávidos de ver cualquier vídeo que se suba a la Red y, por norma general, suele estarlo en YouTube, generando miles de visualizaciones (millones cuando se logra ser social) de de forma anónima.

Así que podemos decir que el modelo de Google se basa en ofrecer a cualquier usuario el contenido que generas, facilitando de una forma fácil y sencilla que puedas usarlo según creas conveniente.

El modelo de Facebook

Es la red social por excelencia, uno de los “países” más poblados y uno de los canales de comunicación más poderosos del planeta por su capacidad para llegar a cualquier rincón del mundo en cuestión de clicks.

El modelo de Facebook se basa en la parte social, en el networking, en generar canales de interconexión entre usuarios que les permitan compartir todo aquello que quieran: desde comentarios personales, fotos, vídeos, juegos, etc.

Cada poco tiempo vemos como el equipo de Facebook se esfuerza por hacer todavía más social su plataforma, mejorando la forma que tenemos de comunicarnos con los demás, en como llegar a más amigos y en como seguir creciendo como Red.

Nuestro modelo

Ahora viene nuestro problema, ya sea como Empresa o como Community Managers de alguna marca: ¿trabajamos en la parte social de nuestro contenido o en que este pueda ser compartido de una forma fácil y sencilla con cualquier otro usuario?

En un principio podemos trabajar en ambas estrategias a la vez. Por un lado, queremos que haya interacción en nuestras plataformas (aunque para ello usemos Facebook, Twitter, nuestro propio foro, etc.), por otro lado queremos que los contenidos que volcamos a la Red se extiendan lo máximo posible (y aquí el poder lo tienen los usuarios).

Cada empresa, marca o producto es un mundo y debe analizar primero los pros y contras de cada una de las opciones. Debes pensar si tu empresa no genera mucho contenido sino más bien interacción (véase una marca de videojuegos, por poner un ejemplo) te interesa crear herramientas que permitan a tus usuarios interaccionar (volviendo al tema de los videojuegos, creando foros donde debatir las novedades de cada lanzamiento, los trucos y algunos secretillos). Si tu empresa es capaz de generar contenidos constantemente, pues debes centrarte más en la parte viral, en facilitar a los usuarios que puedan extender dicho contenido por la Red (pongamos como ejemplo un periódico online).

Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Al no poder atacar todos los frentes a la vez, debemos elegir para especializarnos y ser los mejores en lo que podamos/debamos. Si eres generador de contenidos, pero no favoreces la indexación, por muy social que seas no lograrás sustituir a Facebook y seguramente alguien te logrará sustituir a ti, simplemente indexando mejor tus propios contenidos o generando los suyos propios. Si tu fuerte está más en la interacción de tus usuarios, no debes preocuparte demasiado por los contenidos que generes tú, sino por los que generan los propios usuarios sobre ti y de facilitarles un lugar para hacerlo.

Como siempre, la decisión sobre qué camino tomar viene tras analizar tus fortalezas y debilidades (vamos, un análisis DAFO de toda la vida) y luego ofrecer aquello en lo que realmente puedes aportar un valor añadido. En caso contrario, el mundo es muy grande y sobre todo la Red… tarde o temprano aparecerá alguien que lo haga mejor que tú y si no logras ofrecer un valor añadido a tus usuarios, estos se irán de tu plataforma, herramienta o lo que tengas desarrollado a otro sitio en muy poco tiempo.

 

Estrenando nuevo tema

Hoy estreno nuevo tema en el blog. Aprovechando que estaba mirando diseños de blogs para la empresa con la intención de coger ideas y sugerencias, finalmente pensé… y por qué no cambiar el mío.

Dicho y hecho: este es el nuevo diseño de mi blog. Espero que os guste!!

De vez en cuando es bueno hacer algún cambio en la vida… te ayuda a mirar en tu interior y tirar aquello que ya no es útil

y que muchas veces guardamos simplemente por añoranza. El cambio siempre es bueno si es a mejor… esperemos que sea el caso. Así que espero que me digáis si os gusta!!

El tema en cuestión es DePo Masthead y lo podéis encontrar entre las múltiples opciones que ofrece WordPress de forma gratuita. Si te ha gustado y lo quieres también para tu blog (otra cosa es que quieras ser más original y busques un diseño por ti mismo) sigue este enlace.

Tendencias del mundo online

Hoy he podido leer dos noticias bastante interesantes, sobre todo si se leen en conjunto. Una de ellas hablaba sobre la moda del Community Manager y que es una profesión nueva en plena expansión. Otra hablaba sobre el aumento del uso del móvil entre los jóvenes.

Parece normal que si cada vez más jóvenes acceden a servicios e información a través de terminales móviles y, aquí me aventuro un poco, plataformas digitales que las empresas se estén tomando cada vez más en serio la forma de acercarse a este nuevo mercado. Aunque más que mercado, creo que es simplemente un intento de comunicarse de la misma manera que lo hacen sus clientes.

Sigo diciendo que todo lo relacionado con el mundo 2.0 (hoy también he vuelto a  escuchar algo sobre 3.0… e insisto en que si apenas se ha desarrollado el concepto 2.0, hablar del 3.0 es como si diseñásemos una máquina teletransportadora… pero eso es otro tema) tiene más que ver con la forma de comunicarse que con nuevos mercados. El mercado viene a ser el mismo, simplemente que hay que interaccionar con él de una forma distinta, con un lenguaje adaptado… y para eso hacen falta personas cualificadas y formadas que sepan hacerlo: los Community Managers.

Normal entonces que el puesto de Community Manager esté en alza, sobre todo porque parece la tónica general ver en este puesto a gente joven, que en muchos casos podemos considerar ya como nativos digitales. El lógico que las empresas apuesten por perfiles jóvenes para cubrir este tipo de puestos pues saben moverse mejor en los ambientes digitales y pueden tener una visión más completa del mundo online (ya sea 2.0, 3.0 o lo que venga).

Pero también debemos tener presente lo que hacemos cuando nos vamos al mundo online. Del mismo modo que no dejamos una tienda en manos del vendedor más jóven, tampoco debemos dejar nuestra imagen virtual (otro día hablaremos de la Reputación Corporativa Online). Un community manager debe contar también con la experiencia del negocio, de la empresa y del producto necesaria para poder representar a la empresa ante sus clientes (o público) digital.

La combinación de diversos perfiles dentro del área online nos puede aportar grandes ventajas. Dentro de la empresa hay mucho potencial para comunicar nuestra marca, imagen o producto en el mundo online y sólo tenemos lograr adaptar el nuevo lenguaje digital, explicar qué son y en qué consisten estas nuevas plataformas, cuales son las nuevas normas de comunicación, etc… pero en el fondo, se trata de lo mismo: vender la empresa, vender la marca y vender el producto.

En la mayoría de los casos se trata, simplemente, de perder el miedo!!

El nuevo periodismo

Curiosidades de la vida, encuentro en timeline de Facebook un link que habla sobre el nuevo periodismo basado en una plataforma como Facebook.

Sucesos como los que están teniendo lugar constantemente en el mundo y que son retransmitidos a través de las redes sociales nos abren la puerta a una nueva forma de tener acceso a la información.

Ya se que es un tema que se ha tratado mucho, que llevamos años hablando de lo que suponen las redes sociales para agilizar el acceso a la información por parte de todos los usuarios… pero de vez en cuando debemos recordar los cambios que han supuesto las redes sociales en la forma que tenemos de recibir (e intercambiar) información.

No solo las empresas se han dado cuenta y crean estrategias para genera la información que consideran apropiada y beneficiosa para su marca y/o productos. También los gobiernos son conscientes de ello y ahora limitan el acceso a las estas plataformas para mantener cierto control sobre la información que se genera. Y no es necesario irnos a otros países para verlo, en nuestro país se está avanzando en el desarrollo de leyes que permiten (o intentan) controlar lo que hacemos en la Red.

Y no quiero hablar de lo correcto o incorrecto que se hace en la Red sino la posibilidad de que un estamento oficial controle o dictamine lo que es correcto o incorrecto.

Se vuelven a cometer los mismos errores, pretendiendo mantener un sistema económico sin adaptarse a las nuevas tendencias y tecnologías. Legislar por legislar, es como tratar de poner puertas al campo.

Siempre hablamos de lo que deben hacer las empresas para aprovechar las redes sociales y las nuevas TIC, pero poco se habla de cómo debemos actuar en las mismas para seguir respetando unas mínimas normas. Esto no puede ser por más tiempo un típico wester, donde todo está permitido, pero no se puede tampoco pretender evitar el flujo de las mareas y pretender que las redes sociales se comporten como lo que no son: es la unión de un montón de usuarios, que sin conocerse de nada, interactúan entre ellos de forma global. Esto implica, al igual que en la vida misma, intercambiar información, cosas, cotilleos, fotos, vídeos, archivos, ideas, proyectos, sensaciones, opiniones, etc… (nos guste o no).

Si negamos la base fundamental de estas plataformas, todo lo que hagamos para controlarlas o sacar provecho nos llevará al más rotundo fracaso.

La comunicación online ¿territorio comanche?

Todavía sigue pasando que al hablar de comunicación online, marketing online, comunicación 2.0, etc., te siguen mirando como algo raro, como uno de esos que se pasa el día enganchando al Facebook, Twitteando todo lo que le pasa y agarrado al móvil con conexión de datos como si nos fuera la vida en ello.

Esto también sucede en el mundo empresarial. Aun son muchas las ocasiones en las que preguntan “¿pero esto vale realmente para algo?“. Poco a poco, la gente y los directivos van viendo el potencial que tienen las redes sociales y la pregunta va transformándose a algo parecido a “¿y cómo puedo hacer para sacarle partido?“.

Lo que vengo apreciando desde hace un tiempo es que muchos todavía ven el mundo online como un territorio comanche, una zona prohibida y desconocida, que sí, saben que funciona en algún sentido, pero desconocen para qué. Son varios los cafés que me he tomado con amigos para explicarle lo que se puede, no se puede y se debe hacer en las redes sociales o, simplemente, en como llevar tu negocio, empresa, departamento y/o producto al mundo online.

Lo primero: las plataformas digitales  son sólo un nuevo canal de comunicación. Punto.

(con esto incluyo redes sociales, blogs, microblogging, apps y todo lo que se os ocurra)

No es la panacea universal, no nos va a sacar de la crisis, no multiplicarás tus ventas por mil ni obtendrás un ROI desorbitado. Simplemente es un nuevo canal de comunicación y como tal debes utilizarlo correctamente para obtener unos resultados. En función de lo qué hagas y cómo lo hagas, tendrás uno u otro resultado.

Lo segundo: no es un mundo exclusivo de los community managers. Todos podemos (debemos) usarlo.

El community manager debe acercar la empresa al mundo online y ayudar a sus compañeros a poder entender todo lo que va surgiendo en la Red, las tendencias, lo que está de moda, dónde están los usuarios, como interaccionar con ellos… su trabajo, aparte de estar pendiente de la Reputación Corporativa Online (algo que está también de moda), es ayudar a cada departamento a generar estrategias de comunicación/marketing enfocadas en el mercado online.

Para entendernos. Tu empresa debe contar con un community manager, pero su trabajo no debe ser gestionar en exclusiva e independientemente del resto de departamentos todos y cada uno de los perfiles online y comunicación que se hace con los usuarios en la Red. Su verdadero trabajo consiste en apoyar a cada departamento a gestionar dichos perfiles en cada una de las plataformas de forma correcta de forma que puedan incluir este nuevo canal de comunicación en su marketing mix.

De modo que si queremos tener un perfil en Linkedin, este debería ser gestionado por el equipo de Recursos Humanos; si tienes una cuenta en Twitter, entre marketing y ventas; una intranet, con los responsables de gestión interna… y así sucesivamente.

Lo tercero: tenemos que tener claro qué queremos hacer.

Se puede vender en Twitter: Sí, pero… Pero depende del tipo de producto que tengas y de lo que hayas hecho para generar a los followers que pueden estar interesados en tu producto. Claro está, el community manager deberá ayudarte a canalizar una oferta comercial a una plataforma donde un twitte puede durar apenas un par de horas, pero es el responsable del producto el que debe incluir Twitter en su campaña promocional.

Igualmente, podemos vender en Facebook, YouTube, Flickr, WordPress, Picotea, etc… Sí, pero… Volvemos a lo mismo, no es lo mismo vender hamburguesas que un bolso de lujo.

Así que indentifica tu mercado y tu público, analiza como interaccionan en el mundo online y ofrece contenidos adecuados para ellos a fin de conseguir unos objetivos que te hayas fijado para tu estrategia (ya no solo online… sino de producto/marca/compañía).

¿son necesarios realmente los blogs corporativos?

En casi todas las conferencias a las que he tenido el placer de asistir siempre se ha hablado sobre la necesidad de generar contenidos y que los blogs eran la mejor herramienta para ello.

Básicamente porque:

  • la gente parece que últimamente prefiere un blog a una página corporativa
  • Google también parece que prefiere un blog a una página corporativa
  • la Red hace ya tiempo que prefiere un blog a una página corporativa y ofrece un sin fin de herramientas para posicionar tu blog (corporativo o no)
  • incluso tengo amigos que me siguen más por lo que pongo en mi blog que por lo publicado en mi muro de Facebook
  • Así que lo mejor es seguir la corriente y, como siempre digo, “los experimentos con gaseosa”.

    Siempre es mucho mejor que un joven universitario de algún país desarrollado (o no) descubra una nueva plataforma para comunicarse, usando una tecnología de la cual tú no has ni oído hablar pero que permite integrarse con dispositivos y terminales que tampoco sabías que existían.

    Esto sucede cada día. Constantemente aparecen nuevas plataformas, páginas web y aplicaciones que realizan milagros en la Red y que pueden hacer casi de todo, menos ser útiles. Así que lo mejor es dejar que otros prueben antes las cosas y, una vez que estemos seguros que funcionan, aplicarlas.

    No quiero decir que tengamos que esperar años a utilizar algo como los blogs corporativos o las aplicaciones iPhone en nuestra estrategia de comunicación. Simplemente que no nos lancemos a crear perfiles en todo lo que nace en la Red y nos centremos en las cosas que funcionan o están funcionando. Eso sí, debemos estar pendiente de todo lo que se cuece y las novedades que van surgiendo.

    Hoy, revisando mi timeline de Twitter he visto un comentario que enlazaba el blog de Social Mouths, hablando sobre los blogs corporativos y sacando a la luz algunos puntos fundamentales que tenemos que tener en cuenta a la hora de proponer en nuestra empresa crear uno (o dos, tres…).

    Básicamente, aunque os recomiendo leer el post hasta el final, podemos resumirlo en:

  • Seguramente te toque a ti escribir los contenidos… así que gestiona bien tu tiempo, porque seguramente tendrás que hacer más cosas a parte de un blog
  • Piensa antes cómo vas a distribuir tu blog… no te pongas a escribir como loco y luego te des cuenta que no te indexa nadie (recuerda la gestión del tiempo)
  • ¿Qué pasa si te responden o retwittean tus post? Piensa antes sobre esto para que luego no reacciones sobre la marca (es bueno crear un plan de crisis)
  • ¿Cómo vas medirlo? Si has conseguido convencer a tu empresa de invertir un porcentaje de su presupuesto en marketing para crear tu blog… te pedirán resultados (y objetivos)
  • Creo que al final repito lo que ya puse en otro post: sigue las 5W y, antes de lanzarte a un proyecto como este, pregúntate ¿qué vas a hacer?¿quién lo va hacer?¿cuándo?¿cómo?¿dónde? Y añadiría además ¿por cuanto?