La web 2.0 ¿existe un verdadero modelo de negocio?

Hace unos días, con motivo del último post de este blog, participamos en una conversación muy interesante sobre si existe un verdadero modelo de negocio en el mundo de la Web 2.0

Todo surgió cuando comenzamos a opinar sobre un artículo publicado en elpais.com que hablaba sobre la evolución de la web 2.0, sus pros y (sobre todo) sus contras. Aunque fundamentalmente estábamos todos de acuerdo, si es interesante remarcar que poco a poco va surgiendo cierta tendencia crítica sobre el modelo de negocio que se nos planteo en un primer momento detrás del concepto 2.0. En esta línea, Alejandro Grosse, director de eureka! Marketing, afirmaba que es cuestión de tiempo que las empresas comiencen a rentabilizar las inversiones que están realizando en este campo. Y no puedo estar más de acuerdo.

Pero, ¿qué entendemos por web 2.0? Siendo sinceros, no podemos decir que la web 2.0 haya sido una revolución tecnológica, pues la tecnología que estamos usando para desarrollar las herramientas y aplicaciones que denominamos 2.0 existía ya en los años 90 o son consecuencia de lenguajes de programación que ya se venían usando por aquel entonces (incluso antes).

Entonces, ¿si no ha sido una revolución tecnológica qué ha hecho que la era 2.0 haya supuesto una revolución tal y como muchos la definen? Para responder a esto, debemos avanzar hacia el campo de lo social, analizar los cambios que hemos sufrido en la forma que tenemos de comunicarnos con los demás, con nuestros amigos, familiares, compañeros, clientes y demás.

La web 2.0 ha supuesto una nueva forma de relacionarnos con el mundo. Pero ¿si ya existía la tecnología hace una década, porque ha supuesto una revolución social ahora y no antes? La respuesta a esta pregunta casi es mejor dejársela a los sociólogos, pero a mi humilde entender se debe más a una cuestión de necesidades, o más bien utilidades: hemos necesitado varios años para ver la utilidad de estas herramientas para comenzar a usarlas.

Cuando muchos de nosotros éramos jóvenes, no teníamos ningún problema en mantener una amistad, por muy alejados que nos encontrasemos. El encanto de recibir una carta, tardó mucho en perder su efecto en favor del mail. Pero finalmente vimos la utilidad de utilizar el mail en vez de servicio postal.

Las redes sociales ha aprovechado esta evolución y la han potenciado. Existen algunas diferencias entre nuestro querido Messenger y el Facebook de hoy en día, pero fue el primero quien nos mostró las ventajas de mantener nuestra primera identidad online, un listado de contactos y la inmediatez de las conversaciones, independientemente de la distancia. El segundo puede considerarse como una evolución que surge para completar una serie de necesidades surgidas de una utilidad.

Pero, ¿de donde sale el dinero para pagar todo esto? Facebook hace poco que publicó por fin unas cuentas positivas, mientras que otras redes sociales aun no están logrando rentabilizar las inversiones que están llevando acabo para desarrollar sus plataformas. ¿Podemos decir entonces que no son rentables? Pues depende de en que parte del proceso evolutivo nos encontremos (recordar el post sobre la curva de Hype).

¿Por qué Google pagó una fortuna por YouTube cuando estaba pediendo 500 millones de dólares al año? Muchos de nosotros consideramos a Google como una empresa de futuro, que suele acertar en sus decisiones y no tenemos motivos para dudar que esta ha sido una decisión acertada. Viendo la situación con un poco de perspectiva… hace 10 o 20 años, si un directivo de la BBC decía que la cadena debía desarrollar un canal online para retransmitir su programación, lo habría tildado de loco y seguramente tendría que buscar trabajo en una incipiente empresa llamada Google. Si embargo, hoy en día son muchas las cadenas que se están apuntando al carro de la televisión online, creando sus propios canales en la Red, desde donde puede ofrecer a sus telespectadores toda su programación a cualquier hora del día. Ahora viene la pregunta del millón… ¿quién les está dando la tecnología para llevar estos proyectos acabo? Puede que YouTube siga perdiendo dinero y, en un futuro no muy lejano acabe cerrando sus servidores… pero seguro que Google ganará mucho dinero con la operación.

Y es que debemos siempre plantearnos la cadena de valor que está detrás de todo lo que llamamos web 2.0. Muchas empresas nos vendieron las dulzuras del mundo 2.0 sin plantearse los problemas que ello conllevaba. Todo el mundo veía clarísimo que las redes sociales, comunidades y demás entornos sociales, podrían mantenerse mediante publicidad gracias a su volumen de usuarios. Facebook ha necesitado entrar en el exclusivo mundo de los 10 países más poblados del planeta (virtualmente hablando, claro) para lograr ser rentable. Lo cual deja muy poco espacio al resto de redes sociales para que puedan explotar el mismo sistema de negocio.

Pero, si el dinero no está por esa vía… ¿dónde está? La respuesta la podemos encontrar en los terminales móviles, los denominados 3G y las tarifas de datos para conectarnos a la red. Puesto que ya hemos creado una utilidad, ahora sólo es necesario generar un servicio y cobrar por él. No estoy diciendo que Internet va a dejar de ser gratis… pero sí pagamos por él cuando nos conectamos a través de nuestro móvil y nos descargamos aplicaciones para instalar en nuestro terminal.

Bien es cierto que en esta carrera 2.0 habrá muchos perdedores, pero también mucha empresas que lograrán ver dónde está el negocio y sabrán explotar sus oportunidades.

Por ejemplo, muchos de nosotros hemos usado en algún momento de nuestra vida las páginas amarillas (ahora ya abandonadas al olvido de la estantería). En mi caso, ni tan si quiera uso las páginas amarillas online, pues Google (nuestro Santo preferido) me ofrece la información que necesito. Sin embargo, Telefónica ya está trabajando en una aplicación que ofrezca la misma información pero a través de una aplicación móvil, basada en la geolocalización, por lo podemos recibir ofertas e información en nuestro móvil de las tiendas y comercios que hay a nuestro alrededor.

¿Es esto un nuevo modelo de negocio? No. Siendo sinceros, el modelo ya existía desde hace años: Páginas Amarillas cuenta con una red de comerciales que buscan entre los comercios, empresas y profesionales, anunciantes para sus páginas; por lo que era cuestión de tiempo adaptarlo a las nuevas tecnologías existentes.

En resumen. La web 2.0 ha supuesto una revolución a la hora de comunicarnos unos con otros, pero no ha aportado un nuevo modelo de negocio, tan sólo para algunas empresas de venta por Internet podemos decir que sí ha abierto un nuevo canal, pero eso es todo. Ahora estamos comenzando a ver y comprender la verdadera cadena de valor que hay detrás de todo esto y, algo fundamental para que no estalle la denominada burbuja.

Pero la web 2.0 no será un burbuja que terminará por explotar, como ya pasó hace una década. Es simplemente el comienzo de un nuevo modelo de utilidad (que no económico) que está abriendo nuevos horizontes, a aquellos que son capaces de verlo y aprovechar las oportunidades que ofrece un mundo sin fronteras (Nota: ya en el sigo XIX se hablo de la revolución que supuso un mundo sin fronteras, con un comercio internacional creciente, gracias a los avances en los transportes: el ferrocarril, el barco a vapor, etc… por si os suena de algo).

eBook vs otros dispositivos

En la típica comida de navidad, con viejos conocidos, antiguos compañeros y buenos amigos, como siempre, comenzamos a arreglar el mundo e impartir doctrina para hacer de este planeta un lugar mejor.

Como todos veníamos del mundo editorial (o habíamos pasado por él a lo largo de nuestra vida) salió el tema del eBook y la cuestión de si era realmente un proyecto de futuro o sería una moda pasajera, algo que regalar en las próximas navidades pero que en un par de años no sería más que un simple recuerdo de una idea que no llegó a más.

Es fácil suponer que había opiniones para todos los gustos, pero coincidíamos en un tema fundamental: el eBook nunca triunfará hasta que no lo apoyen las grandes editoriales. Hoy llegó a mis manos un artículo sobre un escritor que se había saltado a su editorial para vender su eBook directamente en Amazon. El artículo proclamaba el alto riesgo para las editoriales si más escritores optaban por esta línea, pero también indicaban que había contratado a otra editorial especializada en eBooks, quien gestionó la licencia de venta en Amazon.

Así que, las editoriales pueden estar tranquilas, los escritores quieren ser eso, escritores… y para eso contratan a las editoriales, para que puedan vender sus libros.

Sí es cierto que a partir de ahora deberán tener muy en cuenta las ventas online de libros (ya sea en PDF o eBook), pero simplemente se trata de adaptarse a un nuevo mercado, al igual que está pasando con la Web 2.0 o incluso en el mercado de la música (véase iTunes).

Pero, volviendo al tema que trata este post. ¿Tiene una viabilidad a medio y largo plazo el eBook? Pues depende. Dependerá de lo que digan las grandes editoriales, que manejan grandes volúmenes, best sellers, revistas de primer orden, etc. Pero también dependerá de lo que hagan los operadores móviles.

Y por qué digo esto. Básicamente porque toda la tecnología que estamos viendo converge hacia un terminal móvil que puede abrir cualquier documento, escuchar música, navegar por la Red, servirnos como GPS, etc… Los MP3 ya perdieron la batalla frente a los últimos modelos de móvil, ¿por qué debería ser distinto con el eBook? Dependerá del valor añadido que ofrezcan a sus usuarios frente a una pantalla del iPhone o de la Blackberry.

Lo que sí tengo claro es que si Apple ve negocio en vender libros al igual que vende música en tu iTunes, ya puede darse prisa el eBook.

Por mi parte, estoy con el grupo de amigos que el libro, como tal, no desaparecerá… poder pasar las hojas, leer tranquilamente en su sofá o en el metro, escoger la cubierta, sentir el tacto del papel, eso no lo cambio por un eBook o por tener el libro en el móvil. Pero eso no quita que muchas publicaciones acaben en formato digital.

La pregunta no debe ser ¿papel o eBook?, más bien deberíamos preguntarnos qué dispositivo usaremos ¿eBook o iPhone?

Directorio de Community Managers

Recientemente, la web Ediciona ha creado un directorio de profesionales del mundo Web 2.0 o también llamados Community Managers.

El puesto de community manager comienza a salir de su ostracismo para ser conocido por el mundo empresarial. Cada vez, este nombre le suena a más gente y no ponen tantas caras raras cuando dices a qué te dedicas.



Esto nos dice que vamos por el buen camino, dando pequeños pasos para seguir avanzando para que el Red tenga realmente el peso que le corresponde en los planes de marketing, ventas, comunicación, etc., de las empresas.

Pero no debemos bajar la guardia. Veo que en muchos debates se sigue hablando de las comunidades virtuales de forma abstracta, un tanto idealista, sin entrar en materia ni dar respuesta a ciertas preguntas básicas que debemos hacernos siempre que lanzamos un proyecto. Recordar las 5W (en inglés):

  • Qué hacemos
  • Para quién
  • Por qué
  • Cuándo
  • Y dónde

Hablando el otro día con un PM sobre una aplicación iPhone, pude ver que las empresas empiezan a considerar estas nuevas vías como un canal muy válido de comunicación con sus clientes. Pero aun no saben como, dejan en manos de las agencias el planteamiento y desarrollo de la estrategia para llegar al consumidor a través de estos nuevos canales.

Poco a poco, el puesto de Community Manager será más común en las empresas (o por lo menos en las agencias) y se podrán realizar campañas 360º, con un verdadero posicionamiento online de las marcas.

¿Es el único objetivo ganar usuarios?

A día de hoy aun no se han desarrollado herramientas de medición para valorar los resultados de una acción online o un plan de comunicación/marketing 2.0.

Ya he hablado sobre este tema antes, pero el otro día participé en una conversación sobre si era necesario aceptar objetivos por número de usuarios a la hora de planificar una acción online.

Como en todos los debates, había opiniones en ambos sentidos, por lo que tampoco se llegó a una conclusión clara. Pero sí me pude percatar que muy pocas veces se hace referencia a ciertas normas básicas en el marketing o en la empresa cuando se habla de un nuevo producto, lanzamiento, acción, etc.

El mundo 2.0 seguimos pecando de un exceso de ambigüedad a la hora de hablar y presentar proyectos de web 2.0: que si creamos comunidad, un espacio de comunicación para con los clientes, que si atención personalizada, conectarnos con los usuarios, etc… pero no entramos a ofrecer parámetros de medición y objetivos concretos en las acciones que llevamos acabo.

Por supuesto, gran parte de culpa la tiene el no haber todavía criterios homogéneos de evaluación y medición de la efectividad de este tipo de acciones, por lo que entramos en la subjetividad de las valoraciones.

Hablando con otros colegas sobre si era recomendable aceptar objetivos por volumen de usuarios, pocos se planteaban analizar el volumen del mercado (usuarios) del que estamos hablando. No es lo mismo hablar del mercado al que se enfrentan portales como Facebook o Tuenti, o sitios como moterus o retospadel, webs específicas de una temática y centradas en un público muy concreto.

fans stadium field sport

Photo by Tookapic on Pexels.com

Otro parámetro que se suele usar es la calidad de interacciones de los usuarios. Sí, como suena… porque tenéis que saber que las interacciones de los usuarios son de distinta calidad: la hay buena, mala, ni fú ni fá, íntima, puntual, te llamo luego… volvemos a lo mismo: ¿quién es tu público objetivo y cómo se comporta/comunica? Cuando sepas esto, podrás hacer unas estimaciones sobre las interacciones que estás buscando.

Pongo un ejemplo. Si tengo una empresa que se dedica a montar ligas de fútbol y decido montar una red social, el número de usuarios puede estar bien, pero si no soy capaz de gestionar más de 100 equipos por campeonato, es una variable que no me va a decir mucho.

Por el contrario, si me centro en las interacciones de los usuarios, puede estar bien que hablen entre ellos… pero no tanto si eso implica que comienzan a quedar para montar sus propios partidos fuera de la red o de la gestión de la empresa.

Así que, cómo puedo valorar si la red social que hemos creado es efectiva. Pues debo plantearme ciertas cuestiones:

  • ¿Ayuda a alcanzar los objetivos de la empresa?
  • ¿Mejora la imagen de la empresa en la red o entre los usuarios?¿Sí, cómo?
  • ¿Me permite mejorar la comunicación con los clientes/usuarios?¿Cómo?
  • ¿Qué valor añadido ofrezco a mis clientes frente a otros canales ya disponibles o la competencia?
  • ¿Entiendo la cadena de valor que supone para la empresa esta plataforma?
  • ¿A quién me dirijo?
  • ¿Cuál es el objetivo de esta acción?
  • ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de esta acción frente a lo ya existente?

Recordemos que la comunicación 2.0 no es otra cosa más que una nueva herramienta de comunicación tradicional, un nuevo camino para alcanzar los mismos objetivos que teníamos antes de la llegada de la web 2.0 pero con un nuevo enfoque, un nuevo lenguaje y un nuevo ritmo (mucho más rápido).

Cuando realizamos una campaña 2.0 debemos hacernos las mismas preguntas que si lanzamos un nuevo producto o línea de negocio, hacer nuestro plan estratégico y llevar acabo un estudio de viabilidad, para lo cual, debemos fijar (ya que esta la fecha no existen) unos objetivos (exclusivos para cada accción) y como vamos a valorarlos, previamente a su lanzamiento.

Citroen 2.0

Esta semana no paran de surgir sorpresas, generalmente agradables, y hoy no iba a ser una excepción.
Al abrir mi correo, me encuentro, como cada día, con un montón de mails, publicidad, spams, portales de compra (en tres años que llevo dado de alta en un buen número de portales de compra por Internet sólo he comprado tres cosas… que le vamos a hacer, a veces ni a mi mismo me entiendo como usuario 2.0). Entre ellos, puedo ver uno que dice “El contrato del año” seguido de “PUBLI” (gmail cuida mucho a sus usuarios y ya nos avisa de los que nos podemos encontrar).

Será por eso de que te pica el gusanillo, será porque es demasiado temprano para haber caído ya en un estado malhumorado del día a día o porque simplemente me llamó la atención, me decidí a abrir el correo. Y a buena hora!!


Citroën, de la mano de Manpower, ha lanzado una iniciativa 2.0 bastante curiosa: van a seleccionar un candidato para probar durante un año su nuevo modelo DS3 y, además (por si eso no fuese ya suficiente para hacer viralidad) te pagan un salario por hacerlo… como ya podréis suponer, el que aquí escribe ya ha cumplimentado la correspondiente solicitud y enviado raudo y veloz su CV.

Además, por si ya no hubiese suficiente motivación… tienes que contar tus experiencias con el DS3 en un blog!!! Vamos, que en lo referente a mí… soy su candidato ideal (al menos ellos son mi empleo ideal… a ver si surge el amor).

Así que hago un llamamiento a la viralidad… apoyar mi candidatura para comentar las veleidades del nuevo DS3 y disfrutar de un añito de coche por la “face”!!!

Prometo llevar a dar una vuelta a los que me apoyen… faltaría más!!!

Primeras reacciones a FICOD

Me hubiera gustado escribir antes mis impresiones sobre las primeras sesiones a las que he tenido el placer de asistir en FICOD, pero el día a día me ha tenido bastante ocupado (eso de irte de feria y conferencias es lo que tiene).

Lo primero que tengo que decir es que en FICOD estoy conociendo a mucha gente del sector, con buenas ideas y grandes proyectos. La verdad que me está gustando, sobre todo en la parte humana, a la hora de compartir con otros compañeros de profesión ideas, opiniones, criterios e impresiones.

Ahora bien, espero que esto que voy a poner aquí no trascienda demasiado, no vaya a ser que me clausuren el blog!! La organización de FICOD, al menos en las primeras horas del evento, dejó bastante que desear… no puede ser que hagan un llamamiento por megafonía para asistir al acto inaugural, para luego tenerte 20 minutos esperando porque es necesario que las autoridades se hagan la foto. No digo que no deban hacérsela, para eso pagan… pero que los responsables del evento lo coordinen para que no tarden tanto tiempo en comenzar. Esta es una mala costumbre española y deberíamos mejorar, en muchos aspectos, nuestra puntualidad!!

Por cierto, mi querido amigo Joaquín tendría una buena alumna en la Ministra de Cultura para sus clases de presentaciones eficaces!! Y es que la pobre mujer la ponen a hablar justo detrás de la invitada de la “administración Obama” (como dicen ellos), que era toda una speaker!! ¿Cómo puede una ministra dar una conferencia leyendo directamente el discurso que tiene escrito?… menos mal que es sólo ministra de cultura… Al menos, Miguel Sebastián estuvo a la altura y se le ven más tablas en el tema.

Pero vayamos al grano, directamente a la conferencia sobre Redes Sociales. Supongo que la gran decepción sobre la conferencia era la falsa esperanza que alguno de los contertulios nos fuese a dar el secreto del éxito y explicase cómo una red social puede ganar dinero… una de las sorpresas que nos deparó el evento fue que el foro de Twitter estaba mucho más activo que el propio debate.

Sin embargo, no me parece bien que si se incluye a Twitter en este tipo de mesas redondas, los contertulios no puedan leer los mensajes que aparecen. La pantalla estaba a sus espaldas y hubiera sido mucho más interesante si pudiesen haber visto alguna de las cuestiones que allí de planteaban (al menos alguno lo intentó y obtuvo como premio la cómplices risas del público).

Algo que me ha quedado claro sobre las Redes Sociales es que pocos tienen aun claro la cadena de valor que aportan a los usuarios. Ni tan siquiera Tuenti parece tener claro a qué juega, o al menos no quiere demostrarlo no vaya a ser que le copien en chiringuito (no se quién… Facebook tal vez?).

De todos los ponentes que allí había, el único que parece que sí lo tenía claro y esto se reflejaba en un plan de viabilidad era, como no, una página de contactos (eso sí, a la inversa… donde los chicos somos el ganado y las chicas las que salen a cazar… dice que eso les hace sentirse más cómodas… a mí, mientras ligue…). No vamos a hacer publicidad de la página que por ahora no me pagan.

Finalmente, para sorpresa de muchos (al menos mía) en gran tapado del evento fue Rodrigo Miguel Pineda, Director de Terra. Parecía cuestionable su defensa de Keteke, el proyecto de Terra para crear su propia red social. Muchos comentarios en Twitter así lo demostraban y algún que otro comentario por lo bajo en la sala. Pero, para nuestra sorpresa, respondiendo a una de las preguntas planteadas por el público nos dijo: “si funciona, muy bien; y si no funciona, también”… muchos se quedaron con la boca abierta ante tal afirmación y algunos entendimos inmediatamente su significado. El único que tiene claro el negocio de las redes sociales es Telefónica!!

Y es que Telefónica es la gran beneficiada ante la proliferación de redes sociales, blogs, foros, sites… interacciones entre usuarios… comentarios… etc., etc., etc. Al fin y al cabo son ellos el mayor proveedor en España de conexiones de móviles a la Red (creo que también de ordenador… pero no estoy seguro), por lo que cada vez más gente se conecta con su nuevo y flamante iPhone para ver su perfil en Facebook, Tuenti o Twittear sobre una conferencia.

Por lo que en este caso lo que funcione sea Keteke o Tocotó… les viene un poco igual. Tan solo crean necesidades en el mercado… una vez creada, que otro se lo curre (además, por ahora ni si quiera es rentable). Así que, si no existiese un Facebook… lo inventamos; si ya existe, creamos otro en el que pueda acceder con el móvil para que los demás también lo hagan… y que puedas subir y bajar contenido, hacer comentarios, etc… todo directamente a tu factura del móvil (o tarifa plana, menos mal).

Así que, en consecuencia, sólo Telefónica tiene claro la cadena de valor que ofrecen las Redes Sociales. Es la única que está realmente obteniendo beneficios claros y con perspectiva de continuar e incrementarse en el tiempo.

Una acción viral de White Label

Siempre me han gustado las campañas lanzadas por las marcas de “bebidas espirituosas”, como dicen en el sector… en esta ocasión, White Label lanza una acción viral basada en ese gusanillo que nos pica a todos y al que le gusta vernos en un anuncio, una página de publicidad, en la tele, etc.

Esta vez, la marca de alcohol nos da la excusa de participar en su próxima campaña, aportando nuestra frase personal… no creo que vayan a usar nuestra cara para dicha campaña, pero al menos es gracioso y el vídeo que han creado se nota que lo han trabajado y no es una idea alocada… buscan una verdadera acción social y es muy probable que lo logren.


Me recuerda a otra acción realizada por Calle 13, en Francia, donde tenías la posibilidad de contratar a un asesino profesional para matar a quién tú quisieras, con solo tener una foto, subirla y escoger a quien quería que hiciera “el trabajo”.

Con este tipo de acciones el marketing viral es factible… hay que recordar que, en un alto porcentaje, el éxito de una campaña viral está en la idea inicial!!

Creatividad en el marketing directo

Quienes llevan ya unos años en el mundo creativo, de las acciones de marketing directo, mk viral… vamos, en el mundo del marketing sabrán que cada día es más dificil llegar a los consumidores con algo nuevo.

De ven en cuando nos sorprende alguien con una campaña rompedora. Acordaros de “Piensa en Verde” o el ya famoso “Amo a Laura”.

Hoy he encontrado este video y me resultó de lo más simpático. En primer lugar, por lo novedoso de la idea… mira que usar moscas para una publicidad aérea!! Pero claro, era una feria y la verdad que las moscas hicieron bastante bien su trabajo… después, pobre del que le tocó cazar una a una para pegarles el cartelito.

Aun así, la idea no deja de ser novedosa… y nos dice que nunca debemos tirar la toalla: siempre hay alguien que puede sorprender con una gran (aunque simple) idea.

¿Qué pasa cuando no tenemos qué comunicar?

Cualquier profesional del mundo de la comunicación, no sólo del mundo online, se ha enfrentado a esta situación.

Y es que hay momentos donde no tienes nada que comunicar, nada que contar y nada que decir, pero como muchas veces nos puede nuestra “vocación” nos ponemos a escribir sobre lo que se nos ocurra (véase este post).

Ahora bien, hablando en serio, muchas veces un cliente se compara con su competencia y espera obtener unos resultados similares a los que están obteniendo otros, sin entrar a valorar la inversión que están realizando; ya no solo en el posicionamiento online, sino en toda una estrategia de posicionamiento en la red, que incluye la generación de contenidos, acciones, planes estratégicos, integración de esfuerzos, etc.

Todavía tenemos a muchas empresas que se plantean estar en la Red por el típico “por si cuela”, porque está de moda y además en algún sito han leído eso de la Web 2.0 y el posicionamiento en buscadores y quieren que su Web esté a la última y como número 1 de Google. Eso sí, no están dispuestos a gastarse más allá de lo que cuesta un becario (o mileurista en el mejor de los casos) y ni les hables de la necesidad de generar contenidos extras (véase acciones, eventos, fotos, videos, promociones, merchan, etc.).

Así que, a los que estamos en este mundillo nos toca explicarle al cliente que no se puede hacer un canal en YouTube con cuatro videos y pretender que este tenga las miles de visitas que tienen canales con cientos de videos; o lograr en un mes los mismos fans en Facebook que tiene otra página que lleva trabajando seis meses en el lanzamiento de un producto. Por poner algunos ejemplos.

Pero nos debemos a la ley de proveedor, cuyo artículo primero dice que “el cliente siempre tiene razón”… o casi siempre, y si no la tiene, se aplica el artículo primero.

Por fortuna o desventura, esto no es algo nuevo. Pasó cuando nació Internet. Pasó cuando salieron los móviles capaces de poner un hombre en órbita. Pasó cuando aparecieron las redes sociales… ha pasado siempre con al TV… la gente quiere estar donde está de moda estar, sin analizar si puede o debe estar, y eso lleva a que su posicionamiento no sea el correcto.

La solución, o por lo menos parte de ella, está en la formación de los empleados y responsables de las empresas, en lo que a la Red se refiere. Tanto los responsables de marketing como los planificadores de las agencias de publicidad deben tener ciertos conocimientos sobre la Red para poder incluirlas en sus planes… y esta es la parte fundamental del asunto… Hay que incluirlo en un plan global y no plantearla como una acción puntual!!!

Es como si haces un mailing a 20.000 posibles clientes para comunicar las excelencias de tus productos y luego no tienes un plan para dar continuidad a esta acción ni estás preparado para canalizar las respuestas de esos clientes potenciales interesados. Pues esto mismo aplícalo a la Red 2.0

Vuelvo a repetir: la red no es más que un nuevo canal que las empresas deben integrar en sus planes estratégicos, planes de marketing y comunicación; ya sea a través de la formación de todos los empleados o bien a través de la creación de departamentos específicos (abogo más por la primera opción).

Estar o no estar… o más bien cómo estar

En los últimos tiempos estamos pasando de la necesidad de “estar” en la Red a la pregunta de “cómo” estar.

Las empresas ya no cuestionan la necesidad de contemplar la Red como una plataforma más para darse a conocer, crear una imagen de marca y abrir una nueva posibilidad de negocio. Lo que pasa ahora es que muchas empresas se están comenzando a preguntar cómo tienen que estar en la Red.

Y es que las cosas comienzan a no ser tan sencillas. Antes, bastaba con tener una web corporativa, con algunos datos de la empresa, de los productos, un sección de consultas y un apartado donde mandar el CV. Ahora, cualquier empresa con un portfolio de productos lo suficientemente amplio dispone de su web corporativa, varios microsites, clubes de fidelización, presencia en redes sociales, etc. ¿Y cómo se combina esto?

Volvemos a lo de siempre… es necesario desarrollar un plan de comunicación online o un plan de identidad corporativa online donde planifiques tu presencia en la Red, se fijen objetivos, plazos de actualización, identifiques a tus clientes online (o suscriptores), implementes acciones, etc.

Ahora que la Red ya forma parte de nuestras vidas y está cada vez más presente en nuestros planes de marketing y comunicación, debemos incorporarlo como una parte más del marketing mix, sin miedo… planteándolo como una herramienta más para llegar a los consumidores.

Si bien, debemos tener en cuenta que la forma de interaccionar en la Red no es la misma a cómo lo hacemos a través de la TV o de una revista… hay que adaptar nuestro lenguaje a este medio, pero no hay que afrontarlo con miedo. Disponemos ya de profesionales en este área y de empresas especializadas que ofrecen apoyo para logar implementar nuestros planes en la Red, sólo tenemos que tener claro lo que buscamos y lo que esperamos obtener. Porque, muchas veces, esta planificiación previa es la que puede dar al traste con nuestros planes para posicionarnos en la Goblosfera o puede hacernos llegar a las mejores posiciones de Google.