El triunfo de WordPress

Finalmente parece que triunfa el software libre frente al de pago. Microsoft ha anunciado hace poco que cierra Windows Live  Spaces (MSN) para migrar a todos sus usuarios a WordPress.

La noticia, dentro de lo que puede considerarse una evolución natural del mercado, es una gran noticia para los que defendemos la utilidad profesional del software libre. Está claro que en Microsoft, y si lo es para ellos es perfectamente válido para cualquier otra empresa, han visto como les sale más rentable contar con una plataforma en base al software libre para gestionar los millones de blogs que tienen en la Red, con la clara intención de ofrecer el mejor servicio a sus usuarios.

Y es que por mucho que se intente, una sola empresa no puede competir con la capacidad creativa de toda la comunidad online. La gran ventaja del software libre es fundamentalmente que toda la comunidad actúa como un ente creando nuevos desarrollos, probando y evolucionando. Eso no quiere decir que las empresas no inviertan recursos en desarrollar herramientas para ampliar ciertos aspectos y determinadas opciones de este tipo de plataformas, de cara a alinearlo con sus propios intereses. Pero queda claro el software libre forma ya parte de nuestra vida, no sólo personal, sino también profesional.

La cosa viene de lejos. Hay que saber leer la historia para poder hacer alguna previsión de futuro con más o menos acierto. Facebook ya abrió la puerta a que las empresas abriesen sus mentes y contemplases plataformas y herramientas externas a ellas para la comunicación y gestión de sus clientes. Lo que comenzó siendo simples perfiles de usuario (ahora perfiles profesionales) se ha transformado en un sin fin de aplicaciones, pluging, juegos, etc… en los que las empresas invierten, crean y desarrollan para lanzarlos al mercado.

Ahora bien, ¿hacia donde va el mercado? ¿Qué debemos esperar del futuro inmediato? Pues que cada vez más empresas se apunten a esto del software libre y comencemos a ver una explosión de nuevas plataformas, herramientas y recursos. Como todo, tiene sus riesgos… pues no todo el mundo contempla que el abrirse al mercado de esta forma sin unos conocimientos mínimos puede acarrear dejar tu puerta abierta a quien no quieres que entre. La labor de las agencias y consultores será cada vez más importante, especialmente para las empresas que no puedan/quieran invertir en recursos internos para la utilización de este tipo de tecnologías.

Para poner un ejemplo: una pequeña empresa de «Villaenmedio» (como un anuncio de televisión) ha descubierto que puede tener una página web utilizando una aplicación como WordPress o Joomla, y que pueden hacerla ellos mismos gracias a la infinidad de tutoriales disponibles por la Red. La cosa va bien, generan visitas, han hecho hasta alguna campaña en AdWords y todo pinta de color de rosa para el software libre. Sin embargo, están a merced de cualquier ataque a sus servidores o que les tiren su página web en cualquier momento. Seguramente no invertirán en la protección de base de datos (recordad que la legislación española es muy restrictiva a este respecto) y no contarán con un experto en la empresa para la gestión de la web.

Por estos y otros motivos las empresas, especialmente las pymes, deben contar con profesionales cualificados. Las agencias son una buena forma de contar con este tipo de soporte sin tener que invertir en contrataciones, de forma que pueden afrontar su entrada en el software libre con tranquilidad.

¿Es realmente útil el software libre?

Hoy escribo por fin desde mi nuevo portátil… atrás quedan esos años de ir con un ordenador de varios kilos de peso, que atentaba contra el bienestar de mi espalda.


https://i0.wp.com/i00.twenga.com/computers/laptops/asus-k50ij-sx138c-p_549727vb.png


Así que me he tirado toda la mañana instalando programas, configurando cosas, volviendo a guardar mis sitios favoritos, las claves de las cientos de páginas en las que alguna vez he entrado y no estoy tan seguro de volver, etc.


Entre instalación e instalación y entre cabreo y cabreo (a esto último volveré un poco más tarde) me planteo… es realmente necesario instalar tantos programas o deberíamos empezar a contar con el software libre y los servicios de cloud computing que están a disposición en la Red.

Adobe ha creado ya un servicio para poder hacer PDF directamente desde su aplicación web. Ya no hace falta instalar el PDF Maker o similar para poder tener tus PDF, simplemente lo subes a su web y te crean el documento.

Del mismo modo, Google tiene a tu disposición Google Docs, con el que puedes abrir cualquier documento, trabajar online, compartir, etc. Es más, me ha salvado alguna vez al poder abrir archivos que venían del nuevo Office. Y no hace mucho lanzó el Google Wave para trabajar en red.

Desde hace unos años me acostumbre a trabajar con el correo desde la aplicación online y no desde el Outlook, tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como por ejemplo que no puedes personalizar tanto los correos como lo puedes hacer con el Outlook, pero te evitas todo ese lío con los virus y tu cartera de contactos. Además, puedes tener acceso a tu correo allá donde vayas… que también es una ventaja, aunque con un dispositivo móvil ya lo puedas hacer aun a pesar de tener Outlook.

Bueno, pues ahora viene explicar mi cabreo. ¿Cómo es posible que si te compras un ordenador este venga con programas de prueba? ¿Para probar qué? ¿Qué funciona? Claro que se que el Office funciona, de lo contrario no lo llevaría usando desde hace años… pero no hace falta instalarme una demo en mi nuevo y flagrante portátil para demostrarlo. Claro está… si no estás pendiente de lo que aceptas cuando comienzas a usar el ordenador (y no seré el primero que acepta las cosas si leer realmente lo que ponen) comienzas a usar un programa que dentro de tres meses dejará de funcionar si no pagas la licencia (o 25 usos como es el caso). ¿Pero eso no venía ya con el ordenador?

Me ha pasado con el Office 2007… sí, muy bonito, muy práctico (??), pero de pega… dentro de tres meses no vale para nada. Así que te toca desinstalar e instalar el que ya tienes en casa.

Lo mismo con el antivirus… para que quieres tres meses de prueba… ¿que pasa, que en sólo tres meses te van a atacar todos los virus? Por lo menos darme un año, para poder probar si es realmente bueno… de lo contrario, volvemos a lo mismo… desinstalar e instalar el que ya tenías.

Y es que las empresas piensan que a través de «demos» nos convenceremos de las deidades del nuevo programa y acabaremos cayendo en sus brazos alabando sus productos. ¿Pero quién puede alabar el nuevo Office si lo han cambiado todo? Las cosas ya no están donde estaban o donde deberían estar… no hay nada en su sitio!! ¿Y esperan que en tres meses me de cuenta que esto es lo mejor y que los últimos 10 años de mi vida usando Office he estado equivocado? Lo mismo pasa con el Windows, pero llegado a este punto, un buen amigo mío (informático el pobre) me recomendó seguir con el instalado… que le vamos a hacer, fue muy persuasivo («si instalas el XP tu portátil se jode, punto»… «pero haz lo que quieras que el portátil es tuyo»…se parece a mi mujer).

Podríamos entrar a debatir sobre la calidad de los servicios post venta, si siguen estrategias correctas, etc… pero me han cabreado tanto, que dejo que seáis vosotros los que opinéis y debatáis sobre el tema.

Por mi parte, seguiré instalando y desinstalando… a ver si para el lunes ya lo tengo 100% operativo.