Pay on demand en el content marketing

El gran desarrollo que hemos vivido en la velocidad de conexión que disfrutamos actualmente en nuestros hogares ha permitido el crecimiento de negocios que hasta la fecha nos parecían extraños. Este es el caso de pay on demand o pago por consumo que utilizan diversas plataformas.

Hace tan solo unas décadas, la velocidad de conexión que un usuario promedio podía contratar no pasaba de los 20 Kbit/s y actualmente puede sobrepasar fácilmente los 100 Mbit/s, algo que ha permitido un rápido crecimiento de los negocios basados en Internet y, especialmente, la posibilidad de pagar por el contenido que consumes.

working in a group

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

Seguir leyendo

La televisión tradicional vs online

Un reciente estudio de AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) nos muestra el uso que hacemos de la televisión y el cambio que se está produciendo hacia el mundo online.

Gracias a un estudio realizado a finales del año pasado entre miles de internautas se ha podido obtener una muestra de lo que está sucediendo con la televisión y el modo que tenemos de usarla. Algo que podemos destacar es que a través del móvil ya consumimos un 11% del tiempo que dedicamos a ver la televisión online. Cada vez son más cadenas las que te permiten ver a través de su web o de aplicaciones para smartphones su programación, tanto en la opción de streaming como mediante la descarga de con tenido (los teléfonos móviles suponen un 11,2% del consumo total de TV online, siendo el tercer medio utilizado para consumir contenidos).

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, un 28% de los encuestados reconoce haber reducido su consumo de televisión tradicional al pasarse al modo online. Algo que por si sólo tal vez no nos diga mucho, pero si seguimos leyendo el estudio descubrimos que un 88% de los usuarios que sólo ven la televisión online directamente no tienen televisor en casa.

Estas cifras aun no son muy significativas, pero el mundo de Internet sigue creciendo y cada vez son más los usuarios que se pasan al mundo digital para disfrutar de contenidos, en este caso audiovisuales. No obstante, hay ciertas cosas que no cambian: seguimos viendo la televisión desde casa, ya sea por el ordenador, el móvil o por la pantalla de nuestra tele. Los mayores índices de audiencia son entre las 22 horas y media noche.

Debemos destacar que los fabricantes de televisiones no están siendo ajenos a este cambio en nuestra forma de consumir contenidos. En el mercado podemos encontrar actualmente varios modelos que son capaces de conectarse a la Red y navegar como un ordenador, descargar contenido y permitir combinar ambos formatos de TV. Si unimos esto a la posibilidad de contar con un disco duro, pasaría a ocupar el tercer puesto (la suma de ambos supone el 15,3%, repartido en un 8,7% para las televisiones con conexión a Internet y un 6,6% de discos duros conectados al televisor).

Los tiempos están cambiando y cambia la forma que tenemos de consumir contenidos digitales. Aunque ya había comentado alguna vez que seguiremos contando con televisiones en casa, la forma de llegar al contenido variará mucho en los próximos años. La televisión 3.0 está a la vuelta de la esquina donde podremos consumir el contenido que queramos, cuando queramos.

Aquí os dejo el enlace para acceder al estudio de AIMC.

La televisión en la era online

Acabo de ver un anuncio de una televisión que ya incluye sus propios canales a través de Internet.

Tras unos instantes, me planteo si no estamos ante una nueva evolución de lo que es el mundo de las televisiones viendo el nacimiento del modelo iPhone en la pantalla de tu televisión.

Parece ser que las empresas del sector han apostado por un desarrollo parecido a el Apple Store donde son ellas las que ofrecen unos contenidos propios, a los que pueden suscribirse los usuarios. Ya se verá quién aporta dichos contenidos o si las productoras estará interesadas en incluir directamente sus canales a través de estas plataformas (como ya hacen las productoras de música con el Apple Store).

Claro está, esto puede dar un nuevo giro al mercado de las televisiones… la era de la TV 2.0 aun no está escrita, pero camina ya hacia lo que se estaba suponiendo: que la tele está en la Red.

En breve, tu TV se conectará automáticamente a la Red para descargarse el contenido que más te interesa… no hará falta ver ni TV1, o Antena 3, directamente te conectarás al canal de Universal o Disney… ¿cómo se plantean este futuro las cadenas españolas? Tiempo al tiempo.

¿el 2.0 llega a la tele?

Hoy me han sorprendido con una forma muy simpática de promocionar una serie en las redes sociales. Lo cual, me ha hecho preguntarme si está llegando finalmente el concepto de Comunicación 2.0 a las televisiones.



En esta ocasión, se trata de la nueva serie de Canal +: The Pacific. Tiene buena pinta, no lo dudo… pero lo que me interesa es que van teniendo muy en cuenta la forma que tiene la gente de comunicarse a través de las redes sociales, por lo que la acción puede ser enviada directamente a tu Facebook, Twitter y Delicious; así como copiar el video para ponerlo, por ejemplo, en este blog.


Parece que vamos viendo poco a poco como las grandes cadenas comienzan a ver las redes sociales como un potencial para dar a conocer sus programaciones y van teniendo en cuenta la Comunicación 2.0 en sus estratégicas de comunicación y marketing.

La televisión 2.0

Ayer, en un grupo de amigos, volvimos a hablar sobre el futuro de la televisión y cómo afectará el mundo 2.0 (y sucesivos) en la forma que se tiene de trabajar.

La novedad, esta vez, es que contábamos en el grupo con alguien que había tenido una basta experiencia en el mundo de las cadenas de televisión y las productoras, lo que aportó una nueva visión a la discusión.

Sigo pensando que en un futuro no muy lejano, la TV, tal y como la conocemos hoy en día, va a dejar de existir. Eso de salir corriendo para llegar a casa a tiempo de ver tu serie o programa favorito ya no se estila.

Los últimos modelos de televisión ya incluyen la opción de un disco duro, en el que puedes grabar no sólo lo que quieres ver a una determinada hora, sino otro programa que no puedes ver al mismo tiempo del que estás viendo en ese momento.

En un futuro no muy lejano, como decía, accederás directamente a un portal en Internet (incluso en tu propio televisor), buscarás lo que quieres ver y podrás verlo tranquilamente en tu sofá a la hora que mejor te venga.

Puede que el camino de la TDT vaya por esa línea, aunque creo que es sólo un paso intermedio y el futuro está en la Red (no la red que dice Alierta, claro).

Ahora bien, ¿y cómo afectará esto al día a día de las cadenas y productoras de televisión? Es justo lo que hablamos ayer… pues sinceramente, ni idea!!! Si tuviese una bola de cristal para saberlo, ya hace tiempo que sería millonario y no estaría escribiendo un blog sobre marketing sino de viajes al rededor del mundo a todo lujo.

Pero tras un rato hablando sobre el tema, sacamos algunas conclusiones:

  • Que las cadenas dispondrán de información en tiempo real sobre el consumo que tienen y sus audiencias
  • Que esa información podrá segmentarse y analizarse con mayor profundidad
  • Que si tienes información en tiempo real y un CRM bien tabulado… la publicidad puede ser personalizada, no sólo en tiempo, sino también a qué usuarios se dirige.


Así que ahí está el verdadero negocio y por el cual las cadenas no están viendo con malos ojos su migración al mundo 2.0… 3.0 o el que toque.

Si una cadena sube a la red una serie (por poner un ejemplo), puede vender la publicidad de la primera semana de lanzamiento de un capítulo. Imaginemos que Coca-Cola compra el streaming (o publicidad incrustada) del último capítulo de House (ya podéis suponer, que bebo Coca-Cola y me gusta ver House, claro).

Seguramente en Coca-Cola pensarán que una vez pasada una semana, no hará falta seguir pagando por la publicidad, básicamente porque habrán comprado el mismo espacio para el siguiente capitulo, que acabará de estrenarse. ¿Qué pasa ahora con esos vídeos que ya tienen publicidad? Pues que podemos volver a vender ese espacio.

Y lo que es mejor, en vez que sea Coca-Cola, según el usuario que esté viendo el capítulo en ese momento se puede personalizar la publicidad, así que mi padre le puede salir un anuncio de Mercedes y a mi de Renault.

El tema tiene su miga. Ahora, las cadenas deben dar un paso más para poder volcar toda la información que generan a la Red. Aun nos queda cierto camino en esta línea, pero veremos verdaderos avances antes de lo que pensamos.