Pay on demand en el content marketing

El gran desarrollo que hemos vivido en la velocidad de conexión que disfrutamos actualmente en nuestros hogares ha permitido el crecimiento de negocios que hasta la fecha nos parecían extraños. Este es el caso de pay on demand o pago por consumo que utilizan diversas plataformas.

Hace tan solo unas décadas, la velocidad de conexión que un usuario promedio podía contratar no pasaba de los 20 Kbit/s y actualmente puede sobrepasar fácilmente los 100 Mbit/s, algo que ha permitido un rápido crecimiento de los negocios basados en Internet y, especialmente, la posibilidad de pagar por el contenido que consumes.

working in a group

Photo by Kaboompics .com on Pexels.com

Seguir leyendo

Twitter lanza TV conversation targeting

Hace unos pocos días la red social de los 140 caracteres anunciaba el lanzamiento la nueva funcionalidad de su “TV ad targeting” (o anuncios dirigidos) y que permitirá hacer publicidad vía Twitter a los espectadores de un determinado programa de televisión.

Twitter abre la puerta a la publicidad?

La nueva funcionalidad, denominada “TV conversation targeting“, permitirá a partir de ahora ahora a los anunciantes de Estados Unidos y Reino Unido conectar un determinado programa de televisión con su publicidad en Twitter, pudiendo llevar a cabo acciones de marketing directo a los usuarios que publiquen un tweet con un determinado contenido que esté relacionado con el programa que están viendo. En un principio, esta herramienta estaba pensada para apoyar a las empresas que hacían publicidad en la televisión y que podrían estar interesadas en utilizar Twitter como una forma de reforzar sus acciones publicitarias y mejorar los ratios de conversión obtenidos, pues el sistema detectaba el anuncio publicado y lanzaba un mensaje a los usuarios que estaban hablando sobre el programa donde se había emitido.

Ahora cualquier anunciante puede llevar a cabo esta segmentación, sin que sea necesario gastarse antes un dineral en un anuncio de televisión. De este modo, por poner un ejemplo práctico, si ayer estaba tweeteando sobre la carrera de F1 (que por cierto, fue un nuevo monólogo de Vettel) , podría haber recibido un tweet de Dominos Pizza ofreciendo una oferta para cenar justo después de que termine la carrera. Podemos seguir poniendo ejemplos, como si escribes un tweet sobre un documental y te llega un anuncio de viajes o incluso, siendo un poco más rebuscado y haciendo uso de los datos que manejamos de nuestros consumidores, podríamos mandar una promoción vía Twitter a nuestros clientes potenciales que sabemos ven un determinado programa.

La idea es bien curiosa y creo que puede dar buen resultado a las marcas que sepan sacarle todo el partido que esta herramienta ofrece. Los datos aportados por MarketShare y Nielsen muestran como este tipo de acciones combinadas (podríamos hablar de acciones “Inline”) logran reducir un 36% el coste de adquisición de nuevos clientes y aumentar entre un 8% y un 16% las ventas directas.

Parece claro que cada día es más difusa la línea que divide el mundo real del mundo digital, que separa el on del off y que daba vez estamos más cerca de campañas y comunicaciones “inline“, donde se agrupan estrategias que utilizan lo mejor de cada mundo, en función de nuestras necesidades.

Supongo que este servicio de Twitter no se limitará a los anuncios de televisión y podremos detectar a los usuarios que están tweeteando sobre un determinado tema, o una determinada hora, en una zona específica. De modo que podremos ver en algún momento una promoción de una tienda que se sitúa cerca de nosotros si hemos lanzado un tweet sobre nuestras compras de navidad o de un restaurante si es la hora de comer o cenar. Es algo que ya están aplicando empresas como Mastercard, Visa o Amercian Express y que supongo en breve llegará a otras marcas y grandes cadenas. ¿No os parece interesante poder recibir un cupón de descuento de, pongamos un ejemplo, Zara tras publicar un tweet que diga “de compras por el centro”?

El potencial que comienza a ofrecer Twitter a los anunciantes es enorme, esperemos que se implante pronto en España (así lo han anuciado) y podamos tener más detalles de cómo funciona y su capacidad para segmentar a los clientes y usuarios, a fin de poder llevar a cabo acciones de marketing dirigidas.

Cuando la tecnología va demasiado lejos

Llevaba unos días pensando que tenía que escribir sobre esto… ahora por fin me he puesto manos a la obra. De vez en cuando la tecnología deja de ser nuestra amiga y abre puertas que nunca quisimos abrir o que nos negábamos a aceptar que estaban ahí.

Para que nadie se asuste y piense que estamos hablando de la revolución de las máquinas… simplemente hago referencia a un lanzamiento que tuvo lugar en EE.UU. con un reproductor capaz de borrar los anuncios automáticamente, creado por la compañía DISH Network, localizada en Colorado (USA). Lógicamente, debemos haber grabado antes el programa que queremos ver, que los chicos son buenos pero tampoco hace milagros.

Pagina del reproductor de DVD de la empresa Dish Network

Desde luego que esta gente no ha inventado la rueda… todos somos muy conscientes que si has grabado tu programa favorito no vas a verte los anunciosSeguir leyendo

La televisión tradicional vs online

Un reciente estudio de AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) nos muestra el uso que hacemos de la televisión y el cambio que se está produciendo hacia el mundo online.

Gracias a un estudio realizado a finales del año pasado entre miles de internautas se ha podido obtener una muestra de lo que está sucediendo con la televisión y el modo que tenemos de usarla. Algo que podemos destacar es que a través del móvil ya consumimos un 11% del tiempo que dedicamos a ver la televisión online. Cada vez son más cadenas las que te permiten ver a través de su web o de aplicaciones para smartphones su programación, tanto en la opción de streaming como mediante la descarga de con tenido (los teléfonos móviles suponen un 11,2% del consumo total de TV online, siendo el tercer medio utilizado para consumir contenidos).

Aunque todavía queda mucho camino por recorrer, un 28% de los encuestados reconoce haber reducido su consumo de televisión tradicional al pasarse al modo online. Algo que por si sólo tal vez no nos diga mucho, pero si seguimos leyendo el estudio descubrimos que un 88% de los usuarios que sólo ven la televisión online directamente no tienen televisor en casa.

Estas cifras aun no son muy significativas, pero el mundo de Internet sigue creciendo y cada vez son más los usuarios que se pasan al mundo digital para disfrutar de contenidos, en este caso audiovisuales. No obstante, hay ciertas cosas que no cambian: seguimos viendo la televisión desde casa, ya sea por el ordenador, el móvil o por la pantalla de nuestra tele. Los mayores índices de audiencia son entre las 22 horas y media noche.

Debemos destacar que los fabricantes de televisiones no están siendo ajenos a este cambio en nuestra forma de consumir contenidos. En el mercado podemos encontrar actualmente varios modelos que son capaces de conectarse a la Red y navegar como un ordenador, descargar contenido y permitir combinar ambos formatos de TV. Si unimos esto a la posibilidad de contar con un disco duro, pasaría a ocupar el tercer puesto (la suma de ambos supone el 15,3%, repartido en un 8,7% para las televisiones con conexión a Internet y un 6,6% de discos duros conectados al televisor).

Los tiempos están cambiando y cambia la forma que tenemos de consumir contenidos digitales. Aunque ya había comentado alguna vez que seguiremos contando con televisiones en casa, la forma de llegar al contenido variará mucho en los próximos años. La televisión 3.0 está a la vuelta de la esquina donde podremos consumir el contenido que queramos, cuando queramos.

Aquí os dejo el enlace para acceder al estudio de AIMC.

El cine llega a YouTube

Como siempre, en Estados Unidos van bastante más adelantados que nosotros a la hora de afrontar los nuevos desafíos del mundo digital y se están poniendo las pilas para ofrecer a los clientes contenidos a través de la Red.

Hace dos días Time lanzaba la noticia del acuerdo alcanzado entre YouTubeSony Pictures y Warner Bros. para ofrecer sus películas a todos los usuarios de YouTube, lo que pone a la filiar de Google en clara competencia con  iTunes y Netflix, aunque por ahora sólo en el mercado estadounidense.

Poco a poco se va viendo como la dirección de Google en el porta YouTube está dando sus frutos, aportando una visión de negocio más amplia. Por otro lado, ofrece una solución clara y sencilla al debate que aun tenemos en nuestro país sobre la piratería y sus posibles soluciones/consecuencias.

Hay que destacar que YouTube cuenta con 130 millones de usuarios mensuales a los que ofrecer este nuevo servicio, lo que parece liquidar las disputas que habían tenido en el pasado con los grandes de Hollywood. Aun les faltan cerrar acuerdos con el resto de la industria, pero parece que esto puede dar la puntilla al mercado de los DVD o BD.

En España seguimos hablando del daño que hace Internet a la industria del cine nacional y no somos capaces de ver todo el potencial que nos ofrece. Siguiendo con el artículo, se espera que Netflix publique los resultados del Q1, tras comenzar el año con 20 millones de suscriptores en EE.UU. y Canada.

Supongo que aun nos quedarán unos cuantos años para que podamos ver películas en España a través de YouTube o cualquier otro proveedor.

La televisión en la era online

Acabo de ver un anuncio de una televisión que ya incluye sus propios canales a través de Internet.

Tras unos instantes, me planteo si no estamos ante una nueva evolución de lo que es el mundo de las televisiones viendo el nacimiento del modelo iPhone en la pantalla de tu televisión.

Parece ser que las empresas del sector han apostado por un desarrollo parecido a el Apple Store donde son ellas las que ofrecen unos contenidos propios, a los que pueden suscribirse los usuarios. Ya se verá quién aporta dichos contenidos o si las productoras estará interesadas en incluir directamente sus canales a través de estas plataformas (como ya hacen las productoras de música con el Apple Store).

Claro está, esto puede dar un nuevo giro al mercado de las televisiones… la era de la TV 2.0 aun no está escrita, pero camina ya hacia lo que se estaba suponiendo: que la tele está en la Red.

En breve, tu TV se conectará automáticamente a la Red para descargarse el contenido que más te interesa… no hará falta ver ni TV1, o Antena 3, directamente te conectarás al canal de Universal o Disney… ¿cómo se plantean este futuro las cadenas españolas? Tiempo al tiempo.

La televisión 2.0

Ayer, en un grupo de amigos, volvimos a hablar sobre el futuro de la televisión y cómo afectará el mundo 2.0 (y sucesivos) en la forma que se tiene de trabajar.

La novedad, esta vez, es que contábamos en el grupo con alguien que había tenido una basta experiencia en el mundo de las cadenas de televisión y las productoras, lo que aportó una nueva visión a la discusión.

Sigo pensando que en un futuro no muy lejano, la TV, tal y como la conocemos hoy en día, va a dejar de existir. Eso de salir corriendo para llegar a casa a tiempo de ver tu serie o programa favorito ya no se estila.

Los últimos modelos de televisión ya incluyen la opción de un disco duro, en el que puedes grabar no sólo lo que quieres ver a una determinada hora, sino otro programa que no puedes ver al mismo tiempo del que estás viendo en ese momento.

En un futuro no muy lejano, como decía, accederás directamente a un portal en Internet (incluso en tu propio televisor), buscarás lo que quieres ver y podrás verlo tranquilamente en tu sofá a la hora que mejor te venga.

Puede que el camino de la TDT vaya por esa línea, aunque creo que es sólo un paso intermedio y el futuro está en la Red (no la red que dice Alierta, claro).

Ahora bien, ¿y cómo afectará esto al día a día de las cadenas y productoras de televisión? Es justo lo que hablamos ayer… pues sinceramente, ni idea!!! Si tuviese una bola de cristal para saberlo, ya hace tiempo que sería millonario y no estaría escribiendo un blog sobre marketing sino de viajes al rededor del mundo a todo lujo.

Pero tras un rato hablando sobre el tema, sacamos algunas conclusiones:

  • Que las cadenas dispondrán de información en tiempo real sobre el consumo que tienen y sus audiencias
  • Que esa información podrá segmentarse y analizarse con mayor profundidad
  • Que si tienes información en tiempo real y un CRM bien tabulado… la publicidad puede ser personalizada, no sólo en tiempo, sino también a qué usuarios se dirige.


Así que ahí está el verdadero negocio y por el cual las cadenas no están viendo con malos ojos su migración al mundo 2.0… 3.0 o el que toque.

Si una cadena sube a la red una serie (por poner un ejemplo), puede vender la publicidad de la primera semana de lanzamiento de un capítulo. Imaginemos que Coca-Cola compra el streaming (o publicidad incrustada) del último capítulo de House (ya podéis suponer, que bebo Coca-Cola y me gusta ver House, claro).

Seguramente en Coca-Cola pensarán que una vez pasada una semana, no hará falta seguir pagando por la publicidad, básicamente porque habrán comprado el mismo espacio para el siguiente capitulo, que acabará de estrenarse. ¿Qué pasa ahora con esos vídeos que ya tienen publicidad? Pues que podemos volver a vender ese espacio.

Y lo que es mejor, en vez que sea Coca-Cola, según el usuario que esté viendo el capítulo en ese momento se puede personalizar la publicidad, así que mi padre le puede salir un anuncio de Mercedes y a mi de Renault.

El tema tiene su miga. Ahora, las cadenas deben dar un paso más para poder volcar toda la información que generan a la Red. Aun nos queda cierto camino en esta línea, pero veremos verdaderos avances antes de lo que pensamos.

La Tele en mi ordenador

El mundo 2.0 no solo afecta a las grandes discográficas o grupos editoriales, que ven como los internautas usan la Red para saltarse sus canales de venta y descargan los contenidos directamente de la Red.

Pero ¿qué pasa cuando esos contenidos son una retransmisión en directo de algún programa o evento deportivo?

Cada vez hay más sites que permiten ver online cualquier partido o programa que se transmita en el planeta. Puedes ver un partido de fútbol desde un canal alemán, unido con el sonido de la retransmisión de un programa mejicano. Claro está, que para llegar a este punto debes tener algún que otro conocimiento informático, ligeramente por encima del nivel del usuario medio.

Para el común de los mortales, entre los que me encuentro, claro, las cosas nos las ponen cada vez más fáciles. Hay un montón de plataformas que te mandan un link directo a la retransmisión que quieres ver, abriendo una nueva ventana en tu navegador como si fuese una pantalla de TV.

Mi intención no es daros un listado de portales desde donde podáis ver la TV por la cara… el motivo de este post es remarcar la diferencia entre lo que ha sucedido o está sucediendo en el mundo de la música, comparándolo con la televisión.

En este caso, las cadenas de televisión, en vez de potenciar un marco legal que persiga a quienes transmiten la información, están buscando adaptarse a las nuevas tendencias del mercado, viendo el potencial que este abre de cara al futuro.

La integración de las grandes cadenas (Cuatro ha sido comprada por Telecinco, y La Sexta se dejaba querer por Antena 3) apoya que se puedan centran en desarrollar sus propias plataformas para lanzar sus contenidos a la Red. Cada vez es mayor el número de programas y capítulos que suben a sus web, ahora llamadas 2.0, con publicidad incrustada en cada episodio o programa, personalizable para cada usuario, etc… vamos, que hay negocio.

Esto es bueno para la Red y los internautas. Si la empresa privada ve que puede explotar el nuevo negocio de la Red, pues todos salimos ganando, ya que serán las propias cadenas las que se vuelquen en subir sus contenidos a la Red. En el fondo, su modelo de negocio viene a ser el mismo, pero ahora, además, lo pueden personalizar por usuario… y nosotros, pues ya estamos acostumbrados a ver publicidad en la tele, no?

FICOD – Novedades parte I

Soy consciente que FICOD concluyó hace ya un tiempo, pero el día a día y algún que otro compromiso me han tenido apartado del blog y no he podido plasmar mis impresiones sobre algunas de las novedades que he podido ver en FICOD.

En esta feria hemos podido asistir a presentaciones bastante interesantes y plantearnos algunas de las nuevas tendencias que nos depara el futuro más cercano.

Como es lógico, la web sigue siendo la gran protagonista de este tipo de eventos, pero algo que me quedó claro es que la tele no piensa quedarse atrás en la batalla por ser el medio de difusión de contenidos más demandado…

La TDT ha abierto nuevas oportunidades para interaccionar con los espectadores, está naciendo la Tele 2.0 a través de los nuevos sistemas de TDT que comienzan a implantarse. Algunas cadenas están trabajando en esta línea, ofreciendo al espectador un mayor abanico de oportunidades y opciones para mantenernos pegados a la pantalla.

En esta línea, José Ignacio Porroche nos presentó Net2U, mostrando las posibilidades que ofrece las nuevas tecnologías en el área audiovisual. Me encantó el ejemplo que nos puso: la F1… mientras ves los entrenamientos, puedes ver en tu pantalla los tiempos que está haciendo cada piloto, sus ratios y estadísticas, datos del coche, carga de gasolina, etc…

Parece claro que la guerra está servida entre la parte online y el todo poderoso televisor. La competencia es buena, ya que en la mayoría de los casos salimos ganando los consumidores… a pesar de que es fácil quedarse obsoleto y verse superado por las nuevas tecnologías.

Desde mi punto de vista, no tardaremos muchos años en ver una tele a través de una conexión a Internet. Es cosa del pasado el ver las antenas de televisión en los tejados de los edificios, ahora todo está en la Red… incluso la tele. Si bien no creo que la propia TV como soporte desaparezca, puesto que, al igual que las consolas con respecto a los ordenadores, simplifican mucho su funcionamiento a los usuarios. La única diferencia que veremos es que tendremos que conectar nuestra tele a la Red en vez de al cable de la antena.

Y si no… tiempo al tiempo.