Como los móvils cambian la forma de utilizar el email

Aquí os dejo un artículo muy interesante sobre cómo los móviles de última generación han cambiado la forma que tenemos de comunicarnos, especialmente a través del correo electrónico.

En el artículo que os propongo aparecen una serie de estadísticas curiosas, que no quiero repetir por hacer un simple copia y pega, y que merece la pena echar un vistazo.

Litmus –”Email Analytics” (March 2013)Lo que más me llama la atención es que leemos más mails en el móvil que en el ordenador y que el 38% de los usuarios que lo hacen deciden leerlo en función del asunto que aparece en el mensaje y que si pueden verlo correctamente en el móvil lo borran automáticamente (el 69,7%), lo cual hace especialmente importante la correcta definición de las campañas de mail que realice tu empresa.

Nielsen – “The mobile Consumer” (Feb 2013)Así que si quieres comprobar si tu campaña de mailing saldrá corectamente, mándatela al móvil.

8 cosas que debes saber sobre el mail

Hoy he leído un post en el blog de Seth Godin sobre lo que tienes que tener en cuenta sobre tu mail y me pareció que merecía la pena traducirlo:

  1. Configura tu cuenta de correo para que aparezca tu nombre cuando mandas un mensaje, que no quede en blanco o que aparezca simplemente la dirección de correo electrónico
  2. Configura tu mail para que se incluya una firma al final de cada mail que mandes, incluyendo los datos personales que creas convenientes (nombre, empresa, teléfono, etc.)
  3. Configura tu cuenta para que cuando reenvíes un mail, este aparezca debajo de lo que tu escribes (lo que llamamos quoting)
  4. No uses “responder a todos”, piensa primero a quién se lo quieres enviar.
  5. No puedes recuperar un correo que no querías enviar… sencillamente no puedes, aunque tu Outlook diga que sí.
  6. Un mail no caduca y siempre puede aparecer en el momento menos oportuno. Cuidado con lo que escribes.
  7. No hace falta que incluyas la frase: “no imprimas este mail para salvar un árbol”. Simplemente, la mayoría de mails no se imprimen y en caso de hacerlo, esta frase lo único que hace es ocupar espacio y más papel.
  8. De vez en cuando manda un mail a un amigo para comprobar que usas el formato adecuado, que puede leerse sin problemas. Es mejor no usar fondos, tipologías de letra que no sean estándar o en un formato que no sea el usado por la mayoría de los usuarios.

Por último, un consejo que me ha parecido muy útil (aunque lo he adaptado un poco):  Cuando te vayas de vacaciones, configura tu mail con una autorespuesta diciendo:

“Estaré de vacaciones hasta el X/X/2010. Como cuando vuelva no podré revisar todos los correos que me habéis mandado, si es importante, te ruego me reenvíes de nuevo tu mail pasada esta fecha. Un saludo”

Cambiando de Blackberry

Por fin he recuperado la Blackberry y vuelvo a estar conectado con el mundo. La solución dada por la compañía: cambiar el dispositivo.

Solución simple pero que me ha traído de cabeza durante los últimos días (más de los que quisiera). Pero, por lo menos, ya la tengo de vuelta.

Este post es simplemente para comentar algunos de los problemas que he sufrido al volver a configurar el terminal y, finalmente, no han sido más que un par de gestiones que, de haberlo sabido antes, sólo habrían llevado apenas 20 minutos.

Con la Blackberry, tus cuentas de correo, así como la configuración de ciertas aplicaciones, va vinculada al pin que tiene cada terminal. Por lo que al cambiar de terminal, deben cambiar el pin asociado a tus cuentas y perfiles. Es algo que parece deberían hacer automáticamente si te han dado un nuevo terminal, pues al parecer no.

Así que deberíais poneros en contacto con el servicio técnico (en mi caso, que tengo contrato con Vodafone, con el teléfono 22555) para que hagan el cambio.

Han tardado apenas unos minutos en hacerlo y no ha hecho ni falta reiniciar el terminal (aunque lo he hecho, por si acaso, y por recomendación del técnico que me atendió). Me he pasado buena parte de la mañana intentando arreglarlo, para luego solucionarlo en unos pocos minutos. Si os pasa alguna vez… ya sabéis lo que tenéis que hacer.