Generar contenidos: el modelo de Google frente a Facebook

Ahora que está ya tan extendido el concepto 2.o y son muchas las empresas, grupos y usuarios que se han lanzado a la web para generar todo tipo de contenido, cabe preguntarse qué modelo debemos seguir: el planteado por Google o por el contrario el desarrollado por Facebook.

Vayamos por partes, primero tendría que explicar a qué me refiero con ambos modelos ¿n0?

El modelo de Google

Cuando hablamos de Google no debemos hablar sólo del motor de búsqueda que ya todos conocemos y utilizamos. También debemos incluir YouTube, Picassa, Blogger, etc… podemos decir que básicamente todo se centra en la indexación de los contenidos que subimos a la Red.

El gran secreto de YouTube no ha sido que es el mejor reproductor de videos online, ni porque fuese el más “social” de todas las páginas que ofrecen este mismo servicio. Básicamente ha triunfado porque ha facilitado y mucho la forma de compartir el contenido. Cualquier usuario puede subir un vídeo a YouTube y generar inmediatamente un código que le permite llevárselo a un blog, a una página web o al propio Facebook, para visualizarlo en la misma plataforma sin tener que navegar hasta la fuente original (supuestamente).

Sin embargo, la parte “social” de YouTube o de Google en si mismo no ha tenido tanto éxito. Apenas seguimos a usuarios en YouTube como lo hacemos en Twitter (no digamos ya en Facebook) o a terceras marcas. Eso sí, estamos ávidos de ver cualquier vídeo que se suba a la Red y, por norma general, suele estarlo en YouTube, generando miles de visualizaciones (millones cuando se logra ser social) de de forma anónima.

Así que podemos decir que el modelo de Google se basa en ofrecer a cualquier usuario el contenido que generas, facilitando de una forma fácil y sencilla que puedas usarlo según creas conveniente.

El modelo de Facebook

Es la red social por excelencia, uno de los “países” más poblados y uno de los canales de comunicación más poderosos del planeta por su capacidad para llegar a cualquier rincón del mundo en cuestión de clicks.

El modelo de Facebook se basa en la parte social, en el networking, en generar canales de interconexión entre usuarios que les permitan compartir todo aquello que quieran: desde comentarios personales, fotos, vídeos, juegos, etc.

Cada poco tiempo vemos como el equipo de Facebook se esfuerza por hacer todavía más social su plataforma, mejorando la forma que tenemos de comunicarnos con los demás, en como llegar a más amigos y en como seguir creciendo como Red.

Nuestro modelo

Ahora viene nuestro problema, ya sea como Empresa o como Community Managers de alguna marca: ¿trabajamos en la parte social de nuestro contenido o en que este pueda ser compartido de una forma fácil y sencilla con cualquier otro usuario?

En un principio podemos trabajar en ambas estrategias a la vez. Por un lado, queremos que haya interacción en nuestras plataformas (aunque para ello usemos Facebook, Twitter, nuestro propio foro, etc.), por otro lado queremos que los contenidos que volcamos a la Red se extiendan lo máximo posible (y aquí el poder lo tienen los usuarios).

Cada empresa, marca o producto es un mundo y debe analizar primero los pros y contras de cada una de las opciones. Debes pensar si tu empresa no genera mucho contenido sino más bien interacción (véase una marca de videojuegos, por poner un ejemplo) te interesa crear herramientas que permitan a tus usuarios interaccionar (volviendo al tema de los videojuegos, creando foros donde debatir las novedades de cada lanzamiento, los trucos y algunos secretillos). Si tu empresa es capaz de generar contenidos constantemente, pues debes centrarte más en la parte viral, en facilitar a los usuarios que puedan extender dicho contenido por la Red (pongamos como ejemplo un periódico online).

Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Al no poder atacar todos los frentes a la vez, debemos elegir para especializarnos y ser los mejores en lo que podamos/debamos. Si eres generador de contenidos, pero no favoreces la indexación, por muy social que seas no lograrás sustituir a Facebook y seguramente alguien te logrará sustituir a ti, simplemente indexando mejor tus propios contenidos o generando los suyos propios. Si tu fuerte está más en la interacción de tus usuarios, no debes preocuparte demasiado por los contenidos que generes tú, sino por los que generan los propios usuarios sobre ti y de facilitarles un lugar para hacerlo.

Como siempre, la decisión sobre qué camino tomar viene tras analizar tus fortalezas y debilidades (vamos, un análisis DAFO de toda la vida) y luego ofrecer aquello en lo que realmente puedes aportar un valor añadido. En caso contrario, el mundo es muy grande y sobre todo la Red… tarde o temprano aparecerá alguien que lo haga mejor que tú y si no logras ofrecer un valor añadido a tus usuarios, estos se irán de tu plataforma, herramienta o lo que tengas desarrollado a otro sitio en muy poco tiempo.

 

Tendencias del mundo online

Hoy he podido leer dos noticias bastante interesantes, sobre todo si se leen en conjunto. Una de ellas hablaba sobre la moda del Community Manager y que es una profesión nueva en plena expansión. Otra hablaba sobre el aumento del uso del móvil entre los jóvenes.

Parece normal que si cada vez más jóvenes acceden a servicios e información a través de terminales móviles y, aquí me aventuro un poco, plataformas digitales que las empresas se estén tomando cada vez más en serio la forma de acercarse a este nuevo mercado. Aunque más que mercado, creo que es simplemente un intento de comunicarse de la misma manera que lo hacen sus clientes.

Sigo diciendo que todo lo relacionado con el mundo 2.0 (hoy también he vuelto a  escuchar algo sobre 3.0… e insisto en que si apenas se ha desarrollado el concepto 2.0, hablar del 3.0 es como si diseñásemos una máquina teletransportadora… pero eso es otro tema) tiene más que ver con la forma de comunicarse que con nuevos mercados. El mercado viene a ser el mismo, simplemente que hay que interaccionar con él de una forma distinta, con un lenguaje adaptado… y para eso hacen falta personas cualificadas y formadas que sepan hacerlo: los Community Managers.

Normal entonces que el puesto de Community Manager esté en alza, sobre todo porque parece la tónica general ver en este puesto a gente joven, que en muchos casos podemos considerar ya como nativos digitales. El lógico que las empresas apuesten por perfiles jóvenes para cubrir este tipo de puestos pues saben moverse mejor en los ambientes digitales y pueden tener una visión más completa del mundo online (ya sea 2.0, 3.0 o lo que venga).

Pero también debemos tener presente lo que hacemos cuando nos vamos al mundo online. Del mismo modo que no dejamos una tienda en manos del vendedor más jóven, tampoco debemos dejar nuestra imagen virtual (otro día hablaremos de la Reputación Corporativa Online). Un community manager debe contar también con la experiencia del negocio, de la empresa y del producto necesaria para poder representar a la empresa ante sus clientes (o público) digital.

La combinación de diversos perfiles dentro del área online nos puede aportar grandes ventajas. Dentro de la empresa hay mucho potencial para comunicar nuestra marca, imagen o producto en el mundo online y sólo tenemos lograr adaptar el nuevo lenguaje digital, explicar qué son y en qué consisten estas nuevas plataformas, cuales son las nuevas normas de comunicación, etc… pero en el fondo, se trata de lo mismo: vender la empresa, vender la marca y vender el producto.

En la mayoría de los casos se trata, simplemente, de perder el miedo!!

La comunicación online ¿territorio comanche?

Todavía sigue pasando que al hablar de comunicación online, marketing online, comunicación 2.0, etc., te siguen mirando como algo raro, como uno de esos que se pasa el día enganchando al Facebook, Twitteando todo lo que le pasa y agarrado al móvil con conexión de datos como si nos fuera la vida en ello.

Esto también sucede en el mundo empresarial. Aun son muchas las ocasiones en las que preguntan “¿pero esto vale realmente para algo?“. Poco a poco, la gente y los directivos van viendo el potencial que tienen las redes sociales y la pregunta va transformándose a algo parecido a “¿y cómo puedo hacer para sacarle partido?“.

Lo que vengo apreciando desde hace un tiempo es que muchos todavía ven el mundo online como un territorio comanche, una zona prohibida y desconocida, que sí, saben que funciona en algún sentido, pero desconocen para qué. Son varios los cafés que me he tomado con amigos para explicarle lo que se puede, no se puede y se debe hacer en las redes sociales o, simplemente, en como llevar tu negocio, empresa, departamento y/o producto al mundo online.

Lo primero: las plataformas digitales  son sólo un nuevo canal de comunicación. Punto.

(con esto incluyo redes sociales, blogs, microblogging, apps y todo lo que se os ocurra)

No es la panacea universal, no nos va a sacar de la crisis, no multiplicarás tus ventas por mil ni obtendrás un ROI desorbitado. Simplemente es un nuevo canal de comunicación y como tal debes utilizarlo correctamente para obtener unos resultados. En función de lo qué hagas y cómo lo hagas, tendrás uno u otro resultado.

Lo segundo: no es un mundo exclusivo de los community managers. Todos podemos (debemos) usarlo.

El community manager debe acercar la empresa al mundo online y ayudar a sus compañeros a poder entender todo lo que va surgiendo en la Red, las tendencias, lo que está de moda, dónde están los usuarios, como interaccionar con ellos… su trabajo, aparte de estar pendiente de la Reputación Corporativa Online (algo que está también de moda), es ayudar a cada departamento a generar estrategias de comunicación/marketing enfocadas en el mercado online.

Para entendernos. Tu empresa debe contar con un community manager, pero su trabajo no debe ser gestionar en exclusiva e independientemente del resto de departamentos todos y cada uno de los perfiles online y comunicación que se hace con los usuarios en la Red. Su verdadero trabajo consiste en apoyar a cada departamento a gestionar dichos perfiles en cada una de las plataformas de forma correcta de forma que puedan incluir este nuevo canal de comunicación en su marketing mix.

De modo que si queremos tener un perfil en Linkedin, este debería ser gestionado por el equipo de Recursos Humanos; si tienes una cuenta en Twitter, entre marketing y ventas; una intranet, con los responsables de gestión interna… y así sucesivamente.

Lo tercero: tenemos que tener claro qué queremos hacer.

Se puede vender en Twitter: Sí, pero… Pero depende del tipo de producto que tengas y de lo que hayas hecho para generar a los followers que pueden estar interesados en tu producto. Claro está, el community manager deberá ayudarte a canalizar una oferta comercial a una plataforma donde un twitte puede durar apenas un par de horas, pero es el responsable del producto el que debe incluir Twitter en su campaña promocional.

Igualmente, podemos vender en Facebook, YouTube, Flickr, WordPress, Picotea, etc… Sí, pero… Volvemos a lo mismo, no es lo mismo vender hamburguesas que un bolso de lujo.

Así que indentifica tu mercado y tu público, analiza como interaccionan en el mundo online y ofrece contenidos adecuados para ellos a fin de conseguir unos objetivos que te hayas fijado para tu estrategia (ya no solo online… sino de producto/marca/compañía).

Las buenas maneras 2.0

Acabo de presentar una reclamación en la página web de Repsol y me he llevado una sorpresa: me he tenido que registrar en su página web para poder presentar una reclamación, donde por poco me piden también una muestra de sangre.

Y es que hay ciertas cosas que no termino de entender sobre las formas que tienen muchos usuarios y empresas de interaccionar en la Red. Ya escribí el otro día sobre las normas de educación que debe tener un usuario para relacionarse adecuadamente en la Red, especialmente en las redes sociales. Veo  que también voy a tener que escribir sobre las buenas maneras que tienen que seguir las empresas a la hora de gestionar la manera de interaccionar con sus usuarios.

Aunque esto lo dejaremos para otra ocasión, más adelante, cuando logre reunir más información, si os puedo poner un ejemplo de una mala gestión 2.0. Y, entederme, no quiero criticar expresamente a Repsol sino que aprovecho una experiencia personal para mostrar un caso porticular de cómo una empresa gestiona su interacción con el usuario.

Está claro que cualquier empresa quiere tener una base de datos o CRM con la mayor información posible de sus clientes y/o usuarios. Igualmente, todos buscamos alimentar esta base de datos con información lo más veraz posible y que esta se actualice de forma automática. Aprovechar una crítica podría ser una manera, pero no si desde el primer momento se solicita registrarse en tu página web y facilitar tantos datos como sea posibles. En la imagen mostrada a continuación se puede ver el proceso de registro en la web de Repsol, necesarios para presentar una reclamación.

 

 

Sencillamente, me parece un error aprovechar una incidencia, que genera la consiguiente reclamación, para obtener datos personales del usuario, pues lo único que se logrará serán reclamaciones aportadas por usuarios incorrectos, con direcciones erróneas o cuantas de correo donde Repsol sea catalogado como Spam.

Normalmente, un simple nombre y dirección de correo deberían ser suficientes. Tal vez un teléfono, si la reclamación necesita de un contacto inmediato, pero siempre dejando decidir al usuario. Por norma general, cuando un usuario recibe un correo del departamento de atención al cliente de la empresa a la que reclama, viendo que su queja ha tenido amparo, suele facilitar más información. Si pretendemos obtenerla toda la información desde el principio, puede que solo obtengamos ruido (información no útil).

Si estáis preparando vuestro plan de comunicación 2.0, recordad lo importante que es dirigirse al usuario de la forma apropiada. Pensar que si tenéis una tienda y un cliente viene a reclamaros algo, normalmente no sueles decirle: “espere un momento, que para poder atenderle necesito saber su nombre, dirección, correo electrónico y un teléfono de contacto; en cuanto me facilite estos datos podrá presentarme su queja”. Podéis imaginaros la cara que se le pondría al cliente… pues el mundo online es igual.

Cuando un usuario quiera reclamar sólo hacen falta tres campos:

  • Nombre (para dirigir la carta de respuesta)
  • Mail (para mandar la respuesta)
  • Reclamación (para saber qué tenemos que responder)

El resto de datos sobra. Si hacemos bien el primer paso: resolver la crisis que tenemos con este cliente, seguramente será mucho más fácil obtener el resto de datos. Incluso si lo acompañamos con algún tipo de promoción puede darse el caso que hasta nos facilite la muestra de sangre!!

Bueno, y antes de que se me olvide, cuando tenéis vuestro plan de comunicación 2.0 y os encontráis con una reclamación, ya no sólo en vuestra web, sino también en las redes sociales, no hace falta que cunda el pánico. No por el hecho que lo puedan ver todos tus fans o followers debe transformarse en una crisis institucional. Lo único que cambia frente a una reclamación tradicional, vamos la de toda la vida en la que el cliente está al otro lado del mostrador, es que en vez de una persona… tenemos un perfil. Todo lo demás, es lo mismo. Así que recordad:

  • Si os encontráis con una reclamación, confirma la información que os aportan.
  • Una vez confirmada, analiza las posibles soluciones.
  • Una vez analizadas, aporta la solución al cliente y espera a ver si es satisfactoria. Si no lo es, vuelve al primer punto.
  • Y, sobre todo, responde al cliente en el menor tiempo posible, pero sin salir corriendo en busca del responsable de Comunicación o de Marketing de tu empresa (si cuando recibes una reclamación en una tienda, no saltas sobre el mostrador y vas corriendo a buscar al encargado, no lo hagas en la Red).

Parece lógico pensar que la Red requiere de las mismas buenas maneras y formas que aplicamos a nuestra vida diaria. Si es verdad que si no somos capaces de gestionar correctamente una crisis (una crisis puede ser cualquier problema que pueda surgirnos), la Red es capaz de extender nuestro error a una velocidad alarmante, por lo que tenemos que tener cuidado con lo que hacemos online y cómo respondemos… por lo demás, poco ha cambiado del mundo offline.

Dónde trabaja un community manager

Hace unos días lanzaron en Linkedin una encuestra sobre dónde debe desarrollar su función un Community Manager, si dentro de la empresa o fuera.

La inmensa mayoría de los encuestados opinan que el Community Manager tiene que estar dentro de la organización de la empresa (un 73%).

Ya lo he comentado en varias ocasiones. Las empresas deben entender que la comunicación online, donde desarrolla su labor el Community Manager, es un nuevo canal que debe ser usado para alcanzar los objetivos globales de la compañía. No es simplemente crear una página en Facebook y un perfil en Twitter para chatear con amigos y afines.

La estrategia en Social Media (donde el puesto de Community Manager es fundamental) es importante para cualquier empresa que se plantea el futuro cercano con garantías. La Red se ha transformado en uno de los principales canales de comunicación e interacción entre consumidores, usuarios, clientes o como queramos llamarlo.

Hace no mucho nos sorprendía que DELL ganaba millones de dólares a través de su canal en Twitter. En España, es Telepizza quién está apostando por el Social Media para lanzar sus productos y promociones, demostrando que se puede ganar dinero con una buena estrategia en las redes sociales.

Es por esto que el Community Manager debe estar integrado en la estructura de la empresa. Podemos externalizar este servicio, sobre todo si tenemos en cuenta que la mayoría de las empresas en España son PYMES y no cuentan con una amplia estructura que soporte un nuevo roll o puesto en la empresa. Pero, en este caso, la comunicación tiene que ser fluida y la estrategia muy clara, marcando bien los objetivos que queremos lograr con nuestras acciones en social media.

Las 5W de la Comunicación Online

A punto de comenzar las vacaciones de Semana Santa, debe ser que mi mente ya está camino de algún lugar paradisíaco, con sol y playa (no me extraña, sabiendo que pasaré los próximos días en Galicia… que prefiera dispersarse por algún destino tropical, eso sí… imaginario), me he puesto a pensar en qué es lo que hacemos en la Comunicación 2.0… y he acabado planteándome las 5W de la Comunicación Online.

Es algo que muchas empresas y/o responsables de comunicación que quieran entrar en el mundo online deberían plantearse:

  • Qué tenemos que hacer
  • Por qué lo hacemos
  • Cuándo lo hacemos
  • Dónde lo hacemos
  • y Quién lo hace

Así que cuando nuestra empresa nos diga: tenemos que estar en las redes sociales, debemos plantearnos estas preguntas para preparar nuestra estrategia y generar un plan que nos permita servir de guía en el mundo online.

Qué hacemos:

Al igual que no todas las empresas son iguales, no tenemos que hacer todo lo que hacen los demás. Así que tenemos que adaptar nuestra estrategia a lo que nos interesa, determinar nuestro público objetivo, ver cómo interacciona y centrarnos allí donde podemos aportar algo. Pongamos el ejemplo y comparemos a Coca-Cola con Ferreterías Pérez. La primera es lógico que tenga un blog corporativo, vinculado con su Twitter y indexado con su perfil en Facebook. Pero a Ferreterías Pérez le bastaría con tener una buena web, que indexe bien y, si acaso, un blog… pero para nada necesita gasta dinero en mantener su Twitter o página en Facebook (otra cosa es que el dueño de Ferreterías Pepe, como es un fan de las redes sociales, lo haga).

Así que tenemos que adaptarnos a lo que necesitamos, analizando a quién nos dirigimos y actuando en consecuencia.


Por qué lo hacemos:

Una vez que hemos visto donde está nuestro público objetivo, debemos plantearnos el motivo de lanzar un comentario y no otro, hablar sobre una noticia o simplemente responder o no a comentarios que puedan surgir en nuestro perfil de Facebook. Es importante tener claro la forma que tenemos de plantearnos nuestra presencia en la Web 2.0, así como en las Redes Sociales. No siempre es recomendable (o casi nunca) borrar un comentario negativo en tu muro de Facebook. Es mejor transformarlo en una oportunidad para dejar que un usuario exprese su opinión y solicitarle los motivos de su enfado, generando conversación.

Saber por qué hacemos las cosas nos permite ver oportunidades para fortalecer nuestra imagen online allí donde otros ven un problema.

Cuándo lo hacemos:

No es lo mismo hacer un twitt a las 11 de la noche, que a las 5 de la tarde. O lanzar una nota de prensa, o un comunicado, o las fotos del último evento justo después de haber ocurrido que dos semanas más tarde. Igualmente, hay que saber cuando responder a comentarios que puedan surgir en tu blog o perfil de Facebook, de la misma forma que es importante el cómo se responde.

Conocer las costumbres y formas de la Red nos permitirá que nuestros mensajes lleguen más lejos.

Dónde lo hacemos:

Cuando ya nos hemos embarcado en la aventura 2.0, nos surge la duda de por qué hacer un comentario en Twitter y no en Facebook, o porqué subir las fotos a Flickr en vez de directamente a la web de la empresa. Hay que preparar una estrategia donde planifiquemos la indexación de los contenidos y comentarios que vamos a subir a la Red. Por este motivo, usaremos Hootsuite para postear nuestros comentarios en Facebook y Twitter, y tendremos nuestro perfil de Twitter publicado en la web de la empresa; mientras que si queremos hacer un post más largo que 140 caracteres, usaremos el blog, que a su vez estará indexado con la web oficial y se twitteará directamente, para llegar a nuestros seguidores.

Planificar primero nuestras acciones, nos permitirá llegar a más sitios con menos esfuerzo.


Quién lo hace:

Cuando preparemos nuestra estrategia para entrar en el mundo online, debemos dejar siempre claro quién hace qué y de qué funciones se responsabiliza cada uno, o nos veremos en la situación de repetir comentarios, links en nuestro muro, duplicar twitts, etc.

Por otro lado, si hay que responder a un usuario, es importante saber quién lo hace y la forma que tiene que usar para hacerlo.

Nos evitará sorpresas si dejamos claro quién tiene que hacer cada apartado de nuestra comunicación 2.0.

Esto son sólo algunas ideas que me han surgido y que normalmente planteo en las reuniones a las que voy. Responder a estas preguntas suele aclarar mucho de la estrategia de la empresa. Eso sí, cada cual puede adaptarlas y añadir o quitar lo que no le sea útil.

El futuro del Community Manager

Nos hemos puesto de moda… eso está claro, pero ¿cuál es nuestro futuro a medio y largo plazo?

Queda claro que, al menos a corto, el destino nos depara un futuro más o menos prometedor, como publica recientemente La Vanguardia en un artículo (que podréis encontrar subido al blog de AERCO).

Las empresas están comenzado a incorporar este perfil a sus plantillas y viendo en la Red un mundo al que hay que tener en cuenta. Entidades como BBVA cuentan ya entre sus filas este perfil y dejan claro que será un puesto importante en su organización en los próximos años.

Pero ¿es oro todo lo que reluce? ¿Acabará siendo este un puesto reconocido por todo y bien implantado en las empresas? Como siempre… depende.

Depende de muchas cosas y factores, pero hay algo que parece cierto: la incorporación al mercado laboral de los denominados nativos digitales, estos jóvenes que han crecido entre redes sociales, twitts y urls, cambiará la forma que tienen muchas empresas de trabajar.

A mi entender, el puesto de Community Manager quedará distribuido entre los distintos departamentos de la empresa, excepción claro de las grandes multinacionales que pueden mantener este puesto como una herramienta más de control sobre lo que sucede en la red entorno a su imagen.

En cuanto las nuevas generaciones se vayan incorporando al mercado laboral (y las generaciones que ya estamos en él vayamos adquiriendo los conocimientos necesarios) irán incorporando el 2.0 a cada área de la empresa. De esta forma, un departamento de RR.HH. comenzará (ya han comenzado) a indagar en las redes sociales para obtener información sobre sus candidatos, empleados, etc.; investigarán sobre redes sociales corporativas para desarrollar su networking interno, etc.

Un departamento de ventas apoyará el desarrollo de plataformas 2.0 que interaccionen con sus clientes y obtengan más información que un simple mailing o call center.

Eso no quiere decir que en cada departamento vayan surgiendo especialidades de CM para cada área o rama de actuación. Pongo por ejemplo el departamento de compras de una empresa en la que trabajé donde cada comprador estaba especializado en un tipo de producto. Hablando con ellos, normalmente querían mantenerse en el tipo de producto que estaban acostumbrados a comprar y cuando habían cambiado de empresa solían seguir comprando lo mismo.

Un ejemplo más actual: las agencias de publicidad están comenzando a incluirlo dentro de las funciones de los planificadores, como cualquier otro medio con el que trabajan. Incluso aquellas que habían desarrollado departamentos exclusivos para dar soporte a sus clientes en este aspecto, han visto como es mucho más eficiente englobarlo dentro de una visión completa de las necesidades del cliente.

En mi opinión, aunque tardarán aun algunos años, los conocimientos relacionados con la web 2.0 acabarán incorporándose a los perfiles profesionales de la empresa, aunque puedan darse casos donde se crea conveniente tener a personas exclusivamente dedicadas a este área.

Lo más normal es que acabe siendo como la ofimática o los idiomas… tienes que tener al menos algún conocimiento de web X.0 (digo ya X porque cada vez leo sobre un número mayor… 2.0, 3.0 y hasta 4.0…).

¿Hay alguna tendencia para 2010?

Justo ahora que hemos terminado el 2009 y comenzado un nuevo año (esperemos que sea mucho mejor que el anterior… cosa bastante fácil), empezamos a hablar sobre las tendencias que veremos en los próximos meses, qué es lo que destacará sobre el resto, qué sorpresas nos deparará el 2010, etc.

Hace poco, pude leer en el blog de NetHunting un comentario de Gema Requena sobre las tendencias para este año entrante. Una lectura más que recomendada para saber por donde pueden ir los tiros este año.

Ahora bien, aportando mi granito de arena, este año será el año de la homogenización de las acciones online. Más que las acciones, de la forma en que tenemos de medirlas y valorarlas. Veremos como en los próximos meses surgirán un gran número de aplicaciones, webs y servicios (el ya conocido cloud computing) para poder evaluar y medir las acciones que llevamos acabo en la Red.

Cada vez son más las plataformas (Twitter está a punto de lanzar una herramienta para medir los impactos generados a través de su servicio de microblogging) que están desarrollando herramientas de medición y valoración, para permitir analizar los impactos de las acciones online. Y ya tenemos algunas operativas, como Bit.ly

A lo largo del 2010 veremos como algunas de ellas resaltarán sobre el resto, bien porque sean las escogidas por los usuarios o bien porque tengan detrás el apoyo de grandes corporaciones (como puede ser Google Analytics).

También será el turno de los Community Managers y las agencias de comunicación, que tendrán que fijar qué parámetros son los que deben valorar el éxito o fracaso de una acción online, ya sea la variable escogida el número de “fans”, de retwitts, refeals, links, post, comentarios, etc.).

A lo largo de este año veremos como se desarrolla la guerra por controlar el mundo online entre corporaciones como Microsoft y Google (ya compiten por ofrecer el mejor buscador, el mejor office, software para móviles, etc.) y qué papel jugaran los desarrolladores de contenido libre, pues cada vez tienen más peso entre los internautas.

Coincido con Gema en que veremos como los usuarios comienzan a definir su identidad online (ya he hablado sobre la identidad corporativa online, ahora toca de hablar de la identidad personal online), gracias en gran medida a integración de perfiles. Lo podemos ver de forma incipiente en Facebook: más de una vez, cuando conoces a alguien, intercambiáis vuestros datos en Facebook y luego, una vez conectados, comenzáis a intercambiar información. En poco tiempo comenzaremos a dar nuestra ClaveID (tenéis varis o para escoger: OpenID, ClaimID, etc.).

De cara al mundo de la comunicación online, lo más destacado será la estandarización de las herramientas de medición y valoración de las acciones que llevamos acabo. Aun no podemos señalar qué herramientas o aplicaciones usaremos para valorarlas, pero este será el año en el que la “nube” tome algo más de forma y podamos comenzar a fijar los parámetros para evaluar nuestras acciones en ella.

Edito este post para incluir un link a un artículo de elpais.com sobre el futuro de la web 2.0. Lo he visto justo después de publicar mi post, es por eso que lo añado ahora. Si bien, esto de acuerdo con algunas cosas, en otras me parece que redunda en la postura típica de los medios tradicionales, alarmando sobre que no se crearán contenidos de calidad si se generalizar el contenido libre!! Las tendencias dicen lo contrario, qué le vamos a hacer… quien no llora… Pero la primera parte del artículo merece la pena.

Edito de nuevo para incluir un estudio sobre el uso de las redes sociales a día de hoy.

Directorio de Community Managers

Recientemente, la web Ediciona ha creado un directorio de profesionales del mundo Web 2.0 o también llamados Community Managers.

El puesto de community manager comienza a salir de su ostracismo para ser conocido por el mundo empresarial. Cada vez, este nombre le suena a más gente y no ponen tantas caras raras cuando dices a qué te dedicas.



Esto nos dice que vamos por el buen camino, dando pequeños pasos para seguir avanzando para que el Red tenga realmente el peso que le corresponde en los planes de marketing, ventas, comunicación, etc., de las empresas.

Pero no debemos bajar la guardia. Veo que en muchos debates se sigue hablando de las comunidades virtuales de forma abstracta, un tanto idealista, sin entrar en materia ni dar respuesta a ciertas preguntas básicas que debemos hacernos siempre que lanzamos un proyecto. Recordar las 5W (en inglés):

  • Qué hacemos
  • Para quién
  • Por qué
  • Cuándo
  • Y dónde

Hablando el otro día con un PM sobre una aplicación iPhone, pude ver que las empresas empiezan a considerar estas nuevas vías como un canal muy válido de comunicación con sus clientes. Pero aun no saben como, dejan en manos de las agencias el planteamiento y desarrollo de la estrategia para llegar al consumidor a través de estos nuevos canales.

Poco a poco, el puesto de Community Manager será más común en las empresas (o por lo menos en las agencias) y se podrán realizar campañas 360º, con un verdadero posicionamiento online de las marcas.

¿Quién es Community Manager?

¿Quién es hoy en día Community Manager? Hace tiempo ya comenté mis impresiones sobre quién era hoy en día un community manager.

Esta claro que ya no es ese informático “friki” (lo de friki es con todo mi cariño y afecto a muchos amigos míos, informáticos ellos… los pobres) sino que el mundo de las redes sociales ha pasado a manos de gente ajena a la informática.

Hoy en día, el puesto de community manager está cubierto con personas provenientes del mundo de la comunicación, el marketing, áreas comerciales, RR.PP., etc… pero pocos del mundo de la informática.

Uno de los motivos es que la tecnología ya ha sido creada, por lo que no hacen tanta falta como antes contar con expertos en la programación de páginas web. Y es que muchas páginas, sites, redes sociales, aplicaciones, herramientas e inventos 2.0 de diversa índole usan una tecnología que ya existía hace unos años, por no decir décadas.

Otro de los motivos es que cada vez hay más programas o software libre que permite a peronas ajenas a la informática crear sus propias redes sociales, páginas web, blogs (aunque uno de esos amigos míos siempre me pone el grito en el cielo cuando diferencio entre página web y blog… “que es lo mismo!!!!” me dice él, con toda la razón).

Un ejemplo claro es este propio blog, creado a través del servidor de Blogger. También lo podía haber hecho a través de WordPress… pero nunca se me habría ocurrido tener un servidor propio y programar directamente mi blog.

Si queremos una página web, podemos usar Joomla. Es fácil de usar (al menos eso dicen) si ya estás usando Facebook u otra red social, pues en el fondo la parte de atrás funciona de forma muy similar. De la misma manera, puedes crear tu propia red social a través de Drupal, incluso crear tus propias wikis con MediaWiki o con cualquier servidor gratuitos de wikis.

Así que cada vez más el mundo online lo están creando para dummies. Dentro de nada tendremos en la tienda de libros “The Net for Dummies“.

Todo esto no hace sino acercar al gran público el mundo online, haciendo que este madure y siga evolucionando.

Ahora bien, hoy en día ya no es necesario un Community Manager que domine un sin fin de lenguajes de programación, sino un CM que sepa planificar un entramado Red y gestionar las interacciones que pueden llevarse acabo para alcanzar unos objetivos (que deben estar fijados previamente).